“'El no show México', un bálsamo para el quehacer teatral”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Son siete actores y actrices. Todos tienen diferentes personalidades, anhelos, sueños, fracasos y mundos propios, pero los une el amor por el teatro. Hacerlo a toda costa se convierte en un reto de vida y profesional.

Además de lo anterior, El no show México reúne anécdotas, desilusiones de actores formados en ese ámbito, quienes se han encaminado a otros rumbos del entretenimiento; sin embargo, su corazón está fijo en el teatro, dijo Vicky Araico, quien forma parte del elenco y es productora de este montaje, lúdico, audaz e irreverente.

Explicó: “En la obra se incita al espectador a hacer una reflexión profunda sobre el valor y el lugar que se da al teatro y al arte en general. El no show México habla de cada uno de los actores, de lo que significa hacer teatro en México; en tanto, el público vive la experiencia escénica desde que compra sus boletos.

“A partir de ese momento, los espectadores se preguntan qué lugar tiene el arte en su vida. Cuando elija cuánto quiere pagar por su boleto –que cuesta entre 70 y 700 pesos–, sin que esa decisión determine el lugar o la butaca” que ocupará durante el montaje.

En el espectáculo, donde en diversos momentos se recurre a la improvisación, los asistentes poseen un papel importante porque tienen varias oportunidades de participar, por ejemplo, con sus celulares.

Hace cuatro años, dijo Araico, soñé con hacer esta obra, que para nuestros compañeros actores, creadores y artistas podría ser un bálsamo que sane heridas de profesión o desate sus demonios, mientras para los espectadores será una reflexión profunda, divertida, pero muy cruel sobre la vida del actor de teatro y el lugar del arte en nuestras vidas.

También plantea cómo se cuantifica el trabajo de los artistas, pues lo que hacemos no es tangible para una sociedad mercantilista y capitalista, o si es posible crear sin apoyos gubernamentales.

Incluso –agregó Araico– se deja entrever un comparativo entre las personas ajenas a las artes, que se enfrentan cada tres o cuatro años a una entrevista de trabajo, y los actores, que hacemos eso tres veces a la semana. Así funciona para nosotros. Estamos en otro mundo y vivimos situaciones diversas.

El no show México, dirigido por Alexandre Fecteau, mantiene la estructura del espectáculo original en francés, pero tiene un texto nuevo basado en la experiencia del elenco, formado por Vicky Araico, Sara Pinet, Úrsula Pruneda, Pamela Almanza, Memo Villegas, Tizoc Arroyo y Adrián Vázquez.

La dramaturgia es de Alexandre Fecteau, Hubert Lemire y François Bernier en conjunto con las experiencias de los actores. La obra original –Le No Show– se ha presentado con éxito en Montreal, Quebéc, París y Suiza, entre otras latitudes.

El montaje tendrá temporada hasta el 12 de enero. Funciones: jueves y viernes a las 20 horas; sábados a las 19, y domingos a las 18 horas. Habrá representaciones especiales los miércoles 25 de diciembre y 1 de enero.

Los boletos se adquieren en línea en el sitio www.helenico.gob.mx o en la taquilla del Centro Cultural Helénico, ubicado en avenida Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn. Si se decide hacerlo en el teatro deberá asignar un tiempo previo de por lo menos 30 minutos antes de la función para experimentar esta parte del espectáculo, una dinámica inusual en México.

 

Tags

teatro

Últimas noticias