El contacto con otras culturas beneficia al arte: Antonio Sánchez

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Sábado 30 de noviembre de 2019, Ciudad de México. La manera en que Antonio Sánchez manifiesta lo que siente y piensa es a través de la música. Se considera afortunado por expresarse de esa manera, pues de lo contrario, “probablemente se hubiera vuelto loco”.

En entrevista telefónica dijo: “Tengo mucha suerte de que pueda enfocar todas mis energías negativas en algo positivo, que es el arte”.

El baterista, de 48 años, ha vivido más de la mitad de su vida en Estados Unidos, donde se siente en una dicotomía muy particular. Por un lado, Sánchez sigue extrañando México y su identidad sigue siendo la de un connacional; por otra parte, en aquel país se ha establecido y desarrollado tanto profesional como personalmente.

De esta manera, su reciente álbum Lines in the Sand es resultado de lo que vive y observa como migrante en un país cuya política reciente ha estigmatizado a quienes llegan del sur buscando oportunidades. En la portada de su disco se observa el muro que divide a México y Estados Unidos, y en el anverso, Sánchez dedica un mensaje a los migrantes.

Como habitante de Nueva York, el jazzista admite que personalmente no ha sufrido discriminación; sin embargo, está consciente de que este problema existe y se debe hacer algo para cambiarlo.

No porque yo no esté viviendo eso en carne propia quiere decir que no voy a luchar ni a levantar la voz, no sólo por mis compatriotas, sino por todos los migrantes que de una u otra manera mejoramos la situación económica de este país”, abundó el baterista.

Sobre su ciudad de residencia, Sánchez dijo que Nueva York “es un experimento social muy interesante”, debido a que hay gente de todo el mundo. “Gracias a eso no es que sus habitantes tengan la mente súper abierta, pero sencillamente aprenden a convivir”.

El músico también reconoció que se ha enriquecido de esta variedad, pues, de acuerdo con él, los mejores músicos del mundo se encuentran en esa urbe, aunque no necesariamente sean estadunidenses. “El arte se beneficia al máximo cuando estás en contacto con otras culturas, otras maneras de ver la vida, de ver las cosas, y el intercambio cultural que hay aquí hace que Nueva York sea un lugar tan interesante”.

El jazz crece en México

A cinco años del estreno de la película Birdman, Sánchez admite que gracias a su participación en ella mucha gente comenzó a conocerlo. Hay que recordar que hizo el score de la cinta de su compatriota Alejandro González Iñárritu, la cual considera un buen trabajo que rompió muchos moldes y admite que a partir de entonces pudo dedicarse más a desarrollar sus propios proyectos.

Por primera vez Antonio Sánchez presenta Lines in the Sand en México, donde considera que es muy importante tocar. Sobre el género al que se dedica, expresó que por fortuna ha visto crecer en los últimos años en el país, gracias a algunos promotores y al avance tecnológico.

No obstante, también considera que los referentes artísticos en diferentes ámbitos son importantes: “La presencia de alguien de tu misma nacionalidad, que hable y se vea como tú, es importante como punto de referencia; sobre todo para decir ‘bueno, ya hay alguien que lo pudo hacer, entonces por qué no yo’”, expresó.

Sánchez aseguró que está pasando por un buen momento creativo. No descarta agregar a su futura música de jazz –a la que considera “muy maleable”– toques más mexicanos. Ya con este álbum, se siente más cercano a México, pues aborda temas muy ligados, lo cual también es una invitación a “no a tomar una posición política, sino humanista y de dignidad y justicia social”.

El baterista y su banda Migration se presentarán el 15 de diciembre en el teatro Ángela Peralta de la Ciudad de México. Promete que será un espectáculo en el que dará nuevos aires a las canciones de su disco. También adelantó que prepara una colaboración con una cantante mexicana que lo acompañará.

Últimas noticias