“'Skalar' es un espectáculo audiovisual kinésico”, que recrea las emociones

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Concebido junto al músico francés Kangding Ray, Skalar es el resultado de la fascinación que el artista Christopher Bauder siente por la luz desde su infancia.

Siempre me interesaron las luces. Cuando era niño coleccionaba velas, cerillos, antorchas, todo lo que pudiera ser quemado en esa época. Después comencé a experimentar con focos, lámparas de mesa y luces led. En paralelo empecé a aprender sobre programación y, para mí, fue natural juntar ambas cosas, explicó el iluminador alemán, en entrevista.

Definido por Bauder como “un show audiovisual kinésico”, Skalar tiene el objetivo de recrear en el espectador las emociones más básicas. De tal suerte que, a partir del uso de espejos, el visitante puede apreciar formas diversas que se completan con música electrónica.

Skalar, más que una obra, se trata de una experiencia. La enorme instalación de luces y sonido, albergada en el Frontón México, permite al espectador apreciarla desde distintas aristas. El visitante puede desplazarse a voluntad entre la oscuridad, las luces y los sonidos que impregnan el lugar.

No es como una pieza clásica de arte, que está puesta en un lugar, a la que puedes mirar de frente; la idea es crear arte como una experiencia, y eso quiere decir que puedes crear tu propia historia, detalló Bauder.

El alemán, cuya especialidad es mover la luz, darle forma y modificarla, explicó también que se ha inspirado en elementos naturales, tales como el sol, las grandes bestias o elementos marinos. Sin embargo, aclaró que la idea es sólo dar una pequeña pista al espectador para detonar su memoria.

A través de la tecnológica

Asimismo, Bauder indicó que querían que la experiencia fuera algo a lo que sólo se pudiera acceder a través de la tecnología. No tratamos de recrear la naturaleza, sino de evocar tus recuerdos de eso. Depende del visitante lo que sienta, y lo que vea. La idea es simplemente despertar la imaginación.

Si bien el creador de Skalar tenía contempladas ocho emociones generales, que son los distintos momentos que se van sucediendo a lo largo del espectáculo, el alemán también se dijo consciente de que cada persona tiene su propia carga emocional.

Toda la gente tiene diferentes acercamientos. Algunas personas se sorprenden por la tecnología, otras por el entorno, que es tan diferente de lo que se puede encontrar en la naturaleza, como un universo paralelo, detalló el artista lumínico.

Bauder considera que tanto el espacio como las personas hacen de la pieza algo distinto cada vez. En el caso del Frontón México, al alemán le gusta que, al ser un lugar más oscuro que el de Berlín, pareciera que la instalación de luces flota.

Destacó el contraste entre lo que hay al exterior del recinto: fuera es un entorno muy clásico, con un monumento muy lindo, y dentro todo es diferente, artificial y tecnológico. Además, el alemán también ha notado diferencias entre el público mexicano y el de su país. En el caso de México, la gente es más espontánea, se mueve más y está menos acostumbrada a la música electrónica.

Actualmente, para Christopher Bauder la tecnología no es una limitación. A diferencia de cuando era niño o estudiante, ahora puede hacer cualquier cosa que imagine. Su única restricción es el presupuesto, pues le gusta hacer cosas accesibles para la mayoría.

Skalar podrá disfrutarse de lunes a domingo. Además, contará con cuatro funciones especiales en las que los creadores intervienen en vivo. Bauder, por su parte, trabaja en un nuevo proyecto que espera presentar el próximo año en Berlín.

Tags

Skalar

Últimas noticias