“'Ilusiones de control', documental de resiliencia frente al desastre”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Luego de 15 años de la desaparición forzada de Fanny Sánchez Viesca, el documental Ilusiones de control, escrito y dirigido por Shannon Walsh, desarrolla una fascinante meditación sobre la resiliencia frente al desastre y cómo se responde en momentos de crisis.

La de Fanny, hija de Silvia Ortiz y Óscar Sánchez Viesca, quien desapareció a los 16 años de edad, es una de las cinco historias que se exponen en la cinta.

A partir de 2006, según cifras usadas para este largometraje, más de 40 mil personas habrían desaparecido en México, en el contexto de la guerra contra las drogas.

En ese contexto, Ortiz y Sánchez Viesca fundaron Grupo Vida, colectivo que hace búsquedas terrestres, como forma de acción directa frente a la violencia e impunidad estatales y paramilitares. Hasta la fecha, el grupo ha recuperado cientos de miles de restos humanos.

La periodista Dawn Marie Paley, quien fungió como guía de campo para la filmación en el norte de México, explicó que en el largometraje emerge el dolor de los padres de Fanny, así como su determinación de hacer lo necesario, cada día, para encontrar a su hija; además, sobresale el esfuerzo colectivo que realiza Víctimas por sus Derechos en Acción (Vida).

Este grupo está concentrado en salir a buscar restos humanos, por lo menos una vez por semana, lo que les ha permitido encontrar miles de fragmentos óseos. Esto no sólo se describe en voz de los padres de Fanny, sino también con fortísimas imágenes de los hallazgos.

Buscar a alguien más

La visión artística de Shannon Walsh está latente en la cinta, prosiguió Dawn Marie Paley, pero hay que tener en mente que los familiares de personas desaparecidas que participan en búsquedas de restos humanos no sólo hacen esta investigación. En otras ocasiones acuden a campo con la idea de encontrar al desaparecido de alguien más. Es decir, en su corazón y mente guardan siempre la esperanza de hallar algún familiar vivo.

Luego de tres lustros, Silvia Ortiz y Óscar Sánchez Viesca prosiguen su búsqueda en Torreón, Coahuila; pero también viajan muy seguido a la Ciudad de México; además, poseen datos actualizados, con información de diversos lugares, con el objetivo de continuar la búsqueda en vida.

Sin duda, el dolor es innegable, profundo y atraviesa todo en esta tragedia, “aunque también diría que la instituciones del Estado –policías, agentes del Ministerio Público– dejan a los familiares con una sensación de impotencia y frustración, pues las autoridades no investigan y menos hacen búsqueda en vida de desaparecidos”.

La labor del Grupo Vida y de otras instancias significa una forma de retomar el poder, de volver a ser protagonistas. Implica que no son víctimas calladas, que esperan la actuación del Estado; son víctimas organizadas quienes, a través de esfuerzos, han colectivizado su dolor y búsqueda, gracias a lo cual han asumido un papel protagónico.

La página web de la película señala: Cinco mujeres enfrentan crisis insoportables: Silvia Ortiz busca a su hija desaparecida en el desierto del norte de México; Xue Lan Yang intenta contener el desierto en expansión en China; Kaori Suzuki moviliza a las madres como ciudadanas científicas para controlar la radiación en Fukushima, Japón; Stacey Sundberg se basa en el conocimiento indígena para enfrentar legados tóxicos en Yellowknife, y Lauren Berlant se encuentra en la encrucijada de un diagnóstico de salud grave en Chicago. Cada historia revela formas sorprendentes de vivir y reimaginar la vida en las ruinas.

Ilusiones de control (Illusions of Control), que se estrenó en mayo pasado en el Festival Internacional de Cine Documental de Canadá, Hot Docs, se desarrolla en paisajes irrevocablemente moldeados por los intentos humanos de dominarlos. Habrá una función especial gratuita, con invitados particulares, el martes 5 de noviembre, a las 19:30 horas en la sala 7 de la Cineteca Nacional, sita en avenida México Coyoacán 389, colonia Xoco. 

Últimas noticias