Se celebra la primera edición de Sónar México

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La primera edición de Sónar México se realizó el pasado sábado en el Parque Bicentenario de la capital mexicana, donde el talento nacional e internacional demostraron su creatividad, distribuidos en tres escenarios, que fueron pensados para cubrir a los asistentes del intenso sol y la lluvia, aunque la distancia entre ellos era corta, en ningún momento se percibió que el sonido interfiriera entre actos.

Con exponentes de los géneros R&B y hip hop iniciaron las primeras presentaciones, entre las que destacan la del originario de Chicago, Jesse Báez, quien agradeció al público mexicano por su apoyo e impulsar su carrera internacionalmente. Desde Londres Mc Flohio, quien explotó en el escenario con la combinación de trap con hip hop.

Poco a poco las rimas callaron y los beats aumentaron, Nosaj Thimg x Bureau cool fueron quienes elevaron el ritmo en el escenario Sonar Lab ante los asistentes que lentamente abarrotaron ese foro.

La tecnología en sonido e imagen sobresalieron en los actos, además el festival ofreció conferencias e información en múltiples formatos acerca de esos temas.

También hubo instalaciones artísticas dentro del parque, con piezas hechas para el goce de la música electrónica, entre las que destacan Asteriscos, de Torres y Hanhausen, Haba, de Obra Negra, Teorema de un Cubo, de Intus y Coco Lab, esfera gigantesca que emitía luces rojizas y láser.

El inglés George FritzGerald, con su habilidad en los controles y acompañado por un juego de luces e imágenes extravagante, hizo bailar a todos los jóvenes en el escenario Sonar Club. El público, en su mayoría vestido de negro, se fue concentrando en ese espacio para no perderse la presentación de Bonobo, quien con un djset enloqueció a sus admiradores.

El cuarteto canadiense qué fusiona el jazz con la música electrónica, BadBadNotGood fue la gran sorpresa del Sónar México, con su energía en las interpretaciones y esa conexión que logró con el público mexicano, a tal grado que dejaron de bailar para disfrutar la música de los canadienses. Lo impresionante fue cuando el ensamble invitó a la DJ Charlote de Witte para compartir escenario. La también productora originaria de Bélgica cautivó con su ritmo techno a un público animado que no dejó de bailar.

El responsable de cerrar el festival fue Richie Hawtin, quien con su minimal techno le puso cereza al pastel. Los mexicanos Zombies in Maimi y la brasileña Badsista fueron los representantes del continente americano.

Desde hace más de 20 años, Sónar se ha llevado a cabo en varias ciudades del mundo, entre otras, Barcelona, Buenos Aires, Bogotá, Reykjavik, Estambul, Hong Kong y Atenas, y se convirtió en un acontecimiento cultural en el que convergen diversos formatos de música electrónica y en México, con esa primera edición, el festival se consagró entre los asistentes.

 

Últimas noticias