San Sebastián se rinde ante Penélope Cruz

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Sábado 28 de septiembre de 2019, San Sebastián. El festival de cine de San Sebastián dedicó la jornada de ayer a homenajear a Penélope Cruz al otorgale el Premio Donostia por una carrera que la convirtió en la más internacional de las actrices españolas.

Muy aplaudida en una abarrotada sala de prensa, la actriz hizo balance de un recorrido de tres décadas en las que consiguió un Óscar, un Bafta y tres Goyas, entre muchos otros galardones.

He crecido en el cine, he descubierto muchas cosas sobre mí” gracias a los papeles que he interpretado desde que era adolescente, indicó la actriz, quien vive cerca de Madrid con su pareja, el actor Javier Bardem, y sus dos hijos.

He tenido mucha suerte, los directores, actores y actrices con los que he trabajado, muchos de ellos se han convertido en amigos”, indicó Pe, quien ha rodado con Pedro Almodóvar (Todo sobre mi madre, Volver, Dolor y gloria), Woody Allen (Vicky Cristina Barcelona, A Roma con amor) y Fernando Trueba (Belle Époque, La niña de tus ojos).

Con Almodóvar dijo tener “una unión muy especial desde el día que le conocí. Es algo que cada día crece; es casi de mi familia”.

La ganadora del Óscar a actriz secundaria por Vicky Cristina Barcelona reconoció su sorpresa por recibir, a sus 45 años, el Premio Donostia, que suele otorgarse a iconos del cine de mayor edad.

Como soy un personaje de Almodóvar, empecé a pensar si no sería que me iba a pasar algo malo”, bromeó.

La “cubana” Pe

En el festival de San Sebastián, donde el cartel oficial de esta 67 edición llevaba su rostro, presentó fuera de competencia la película Wasp Network, del francés Olivier Assayas.

Basada en un caso real de una red de espías cubanos en Estados Unidos, la protagonizan Cruz, que exhibe en la película un acento cubano, el venezolano Édgar Ramírez y el mexicano Gael García Bernal.

Cruz recibió el Donostia la noche de ayer, un día antes de que cierre el festival con la gala de premiación.

Dieciséis filmes de diferentes países, entre ellos España, Chile, México y Brasil, compiten por alzarse con la Concha de Oro a mejor película.

En la sección oficial, aunque fuera de competencia, se proyectó este viernes Diecisiete, del español Daniel Sánchez Arévalo, para Netflix. Se trata de una comedia dramática sobre dos hermanos que reconectan durante un delirante viaje en caravana con la abuela y un perro.

A diferencia de Cannes, que vetó películas de Netflix en su selección porque no se estrenan en salas de cine francesas, San Sebastián ha acogido desde hace años las producciones de las plataformas online.

Con la llegada de las plataformas ha pasado algo bonito: se ha puesto el foco en los contadores de historias”, expresó en rueda de prensa Sánchez Arévalo, quien hizo votos porque a futuro “pueda convivir” el cine con los nuevos medios.

La justicia sobrenatural

El festival de San Sebastián, trampolín para las producciones latinoamericanas hacia Europa, cerró ayer su sección dedicada a la región, con la presentación, fuera de competencia, de La Llorona, del guatemalteco Jayro Bustamante.

Mezcla de película de autor y de terror, la cinta es un alegato contra la impunidad en el país centroamericano, al contar la historia de un juicio a un militar inspirado en el ex dictador Efraín Ríos Montt.

Ríos Montt fue condenado en 2013 a 80 años de prisión por genocidio durante su régimen de facto, entre 1982 y 1983, pero el veredicto fue anulado poco después por supuestos errores procesales. Murió en 2018, a los 91 años, sin haber pagado por sus crímenes.

En la película, La Llorona, “la madre tierra que llora a todos los desaparecidos”, reflexionó Bustamante, cobrará las deudas no saldadas ante la justicia terrenal.

Por el premio a mejor película latinoamericana compiten este año 13 producciones de Argentina, Chile, Colombia, Cuba, Guatemala, México, Perú y Uruguay.

Últimas noticias