John Dillinger, leyenda del crimen, vuelve a causar controversia ante su exhumación

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Viernes 6 de septiembre de 2019. Durante 85 años, desde su muerte a manos de agentes del FBI, el célebre asaltante de bancos John Dillinger ha permanecido en el imaginario colectivo como leyenda del crimen.

De aquel tiempo a ahora, se han generado numerosas teorías en torno a su figura. La más extendida es probablemente la que sostiene que el gánster estadunidense fue confundido con otra persona el día en que fue abatido frente al teatro Biograph, en Chicago.

Infografía Graphic News

Parte de esa especulación podría llegar a su fin el próximo 16 de septiembre, fecha en que Dillinger será exhumado del Cementerio Crown Hill de Indianápolis. El permiso, solicitado ante el Departamento de Salud de Indiana por un sobrino del delincuente, no especificaba el motivo de la petición. Sin embargo, Dan Silberman, vocero de A&E Networks, declaró que se cubrirá como parte de un documental sobre el gánster para The History Channel.

No obstante, la exhumación del cadáver de Dillinger podría resultar complicada debido a que sus restos están debajo de una capa de 2.3 toneladas de concreto, colocada a petición de la familia, que tomó la decisión por miedo a que la tumba fuera profanada, pues le ofrecieron dinero para exhibir el cuerpo como el de uno de los criminales más populares de la época.

A partir de eso surgieron varias teorías. Hay quienes afirman que el concreto fue colocado para evitar que alguien descubriera que los restos eran de otra persona; otros señalan que el sepulcro está vacío.

Nacido en 1902 en Indianápolis, John Herbert Dillinger comenzó su carrera criminal en 1924 con el robo a una tienda de comestibles. Fue encarcelado y sentenciado a pasar 20 años en prisión luego de confesar su crimen por consejo de su padre, mientras su cómplice, quien negó todo, recibió una pena de dos años. Aturdido por el fallo, Dillinger se volvió un hombre amargado.

Ocho años y medio después fue puesto en libertad condicional, y casi de inmediato robó un banco, lo que lo llevó nuevamente a la cárcel. En una revisión, le fue encontrado un documento que parecía ser un plan de escape. Dillinger lo negó, y cuatro días después ocho de sus amigos se fugaron. Luego, cuatro de ellos regresaron para liberarlo.

Enemigo público número uno de EU

De 1933 hasta la fecha de su muerte, en julio de 1934, Dillinger fue conocido como el enemigo público número uno de Estados Unidos. Él y su banda perpetraron múltiples asaltos a bancos y sus acciones comenzaron a crear la leyenda. Destaca el atraco al Primer Banco Nacional del Este de Chicago, en el que uno de sus cómplices mató a un policía.

Una vez más Dillinger fue encarcelado, pero volvió a escapar. Se dice que en su última huida utilizó un arma de madera que él talló para intimidar a los guardias de la prisión. Debido a la gran notoriedad que había ganado y a la persecución del FBI, el asaltante de bancos se sometió a cirugías plásticas para evitar su detención.

Los asaltos de John Dillinger durante la Gran Depresión estadunidense ocuparon los titulares de la prensa, e incluso fue considerado héroe popular por algunos, pues la crisis había generado animadversión hacia los banqueros.

Con el paso del tiempo, la figura del gánster ha sobrevivido como la de un rebelde, un vengador, reivindicado por el encono social hacia la autoridad más que por su nula contribución al pueblo.

Su muerte, a los 31 años, sus fugas y su atractivo le sirvieron para ganar un lugar en la cultura popular. El capo ha inspirado tanto películas como música. Entre lo más destacado están la cinta protagonizada por Johnny Depp, Enemigos públicos (2009), y la canción D is for Dangerous, de la banda británica Arctic Monkeys, entre otras obras.

Sobre el documental, The History Channel no ha revelado más detalles.

Últimas noticias