Gustavo Cerati y yo seguimos tocando en un universo paralelo, afirma Daniel Melero

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

No tiene formación académica en la música, pero su nombre figura en alrededor de 300 discos. Ha producido a grupos como Soda Stereo, Babasónicos, Todos Tus Muertos, Carlos Cutaia, Los Brujos y Auténticos Decadentes.

Todos los días hace música aunque no la publica. Todo el tiempo tengo la pulsión de sentarme frente a alguno de mis instrumentos (que no son muchos) o delante de la computadora para componer. Cuando leo libros, visito sitios de Internet o escucho música de otros, también compongo. Con todo lo que acumulo de eso se forman ideas. Así funciona mi sistema, comparte a La Jornada el argentino Daniel Melero (Buenos Aires, 1952), músico, productor, compositor, videoasta, actor y guía ineludible de todo lo vinculado al rock en Latinoamérica.

A los 22 años comenzó a experimentar con grabadoras de cinta, máquinas de ritmo y sintetizadores. Es pionero de la música electrónica en Argentina (con su grupo Los Encargados), pero asegura que es más compositor de rock. Algunos lo llamaron el cuarto integrante de Soda Stereo, lo que él ha considerado una boludez, pero es un halago, ha dicho.

Sus trabajos han abordado tecno, pop, rock, folk, noise, sin dejar de lado su lírica. Grabó un disco junto con Gustavo Cerati (quien ayer cumpliría 60 años) a inicios de la década de los 90, el cual es considerado un clásico; se trata de Colores santos.

Los amigos viven en uno

–¿Cómo calificaría su encuentro con Gustavo Cerati?

–Sigo teniendo una relación con él. No la veo en el pasado. Los amigos viven en uno, aunque no estén físicamente. Lo que recuerdo de ese tiempo fue lo que en inglés se dice: play music, porque nos dedicábamos no sólo a tocar, sino a jugar con la música, y eso produjo varios discos de Soda y alguno que otro mío. Hay tantos universos paralelos que tal vez en otro él y yo seguimos tocando.

Melero vendrá a México para hacer un concierto el 30 de agosto y ofrecer una charla al día siguiente, en la Feria Internacional del Libro de los Universitarios 2019 (Filuni) encuentro organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Realizará una presentación titulada Canciones tecno revisadas y canciones de rock travestidas, show de rock hecho con máquinas que cuenta con la participación de sus paisanos Gabriel Rud y Nahuel Berneri. También ofrecerá una charla abierta al público llamada Ciencia y vocación: el artista como científico loco. Ambas actividades serán a las 19 horas en el Foro Conciertos.

Es sabido que ha hecho muchos tipos de música. He producido electrónica y muchos discos de rock. En tiempos recientes he tocado con un formato roquero temas que originalmente eran tecno. Ahora la situación es inversa: haremos electrónica con canciones de rock, revela.

Un juego extraño para celebrar

Adelanta que se trata de un juego extraño para celebrar 25 años de su disco Travesti.

“Me pareció que era un buen chiste hablar de piezas de rock travestidas. Será un formato novedoso que ofrece la posibilidad de improvisar durante la ejecución de las rolas. Todos los shows serán distintos. Estrenaré canciones editadas en formato digital y otras retrofuturistas”.

Traerá su primer sintetizador, un Yamaha CS5, que vuelve a tocar luego de varios años. Usará también gadgetscomo playstation y controladores midi. Nahuel Berneri, ingeniero de grabación, estará en esa parte. En los visuales de multimedia, Gabriel Rud.

Somos un combo escueto, contemporáneo y minimalista. Se trata de un espectáculo de rock, pero hecho con máquinas.

–¿Cómo ve las escenas del rock y de la electrónica en el mundo?

–El rock es una cultura, pero me parece que hay cierto agotamiento de sus ideas. Tal vez ha cumplido, sobre todo el que tiene que ver con las guitarras y los gestos habituales, lo cual no quiere decir que no haya una nueva forma que alguien pueda descubrir. En cuanto a la electrónica, también hay un cansancio en lo que sería lo masivo, pero eso no quita que haya innovación. Esta música cumple con nociones de espectáculo, pero no con una función artística. Creo que está estereotipada.

–¿La curiosidad es un elemento para los creadores?

–Tiene que existir, porque es lo que sostiene a las personas en la vida.

–¿Qué significa para usted la provocación?

–Es algo natural, pero hoy día no está valorada. Ahora sólo hay estándares del espectáculo, a los que no puede llamárseles provocación.

–¿La teclas de un sintetizador o las cuerdas de una guitarra pueden dejar de ser un enigma para músicos experimentados?

–He puesto esmero en no tener el conocimiento académico en la música. He tenido la suerte de tocar con los mejores músicos de cada época que he vivido, de los cuales he valorado su entrenamiento, porque el mío es metafísico.

–¿Qué piensa de los artistas que para inspirarse se tienen que aislar?

–Creo que alejarte de todo puede servir, pero me parece que los que hacen eso son sólo unos burócratas de la creación. La clave está en comprender que la inspiración puede estar en todo, incluso en lo cotidiano. Soy una persona que escucha y luego compone, porque al escuchar la experiencia es tuya, no es la que tuvo el compositor. No compro instrumentos seguido, porque ahora me interesa el software, aunque a México llevaré mi Yamaha CS5, el único que no vendí cuando tuve la necesidad, allá por los años 80.

El Foro Conciertos está ubicado en el Centro de Exposiciones y Congresos de la UNAM, en Ciudad Universitaria.

Últimas noticias