“Cartas marcadas, manera de quejarnos de las formas actuales de comunicación”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. A las cartas que antaño eran enviadas con frases, anécdotas e historias que se plasmaban tras meditar en su contenido, cuando no imperaba esa relación siniestra con el teléfono, son a las que les rinden homenaje los actores Sofía Álvarez y Héctor Bonilla.

Esa época de comunicación epistolar es la que ambos retoman para protagonizar la puesta en escena Cartas marcadas, de su autoría, en la que con nostalgia y tintes de tragedia, aderezada con música, canciones, fotografías y videos hacen una reflexión en torno a la proliferación e impacto de las redes sociales y el uso del celular.

El montaje, coincidió en señalar la pareja de actores en entrevista, podría “ser la contraparte de las redes sociales y el teléfono celular: una manera desesperada de quejarnos de la comunicación… Twitter, Instagram, Facebook o Telegram Messenger…”

Antes, para mantener una relación epistolar, recordó Bonilla, se necesitaba mínimo meditar lo que ibas a decir, tener ortografía y redacción. Es decir, había otro tipo de comunicación que ya se perdió. En realidad, esto es un homenaje a lo que fue en nuestros tiempos el intercambio de misivas

Selección hecha por la actriz

En esta obra, creada hace seis años, cuya selección de cartas fue realizada por Sofía Álvarez, se retoman misivas trágicas, como la de María Estuardo seis horas antes de ser decapitada, así como letras divertidas, curiosas, reveladoras y otras conmovedoras, como la de los niños de la Guerra Civil española tratando de encontrar a sus padres.

En el espectáculo, íntimo y entrañable, muy de la pareja, prosiguió el actor, Sofía y yo leemos de manera alterna, además de que interpreto unas cuantas canciones y así nos vamos.

En escena la pareja lee varias misivas con historias sobre diversos personajes; algunos, que nunca se hubiera imaginado que escribieran esas exuberantes líneas. “Es decir, Cartas marcadas tiene como propósito sacar a la luz la relación epistolar que tuvimos en el siglo XX, pero con personas de relevancia histórica, aludiendo generalmente a su relación amorosa”.

Sofía Álvarez precisó: nos adentramos en pasajes importantes y de grandes personajes, como Octavio Paz, Elena Garro, Benito Juárez, Maximiliano, Eva Perón y las Abuelas de la Plaza de Mayo, dejando a un lado la comunicación virtual de nuestra época, para traer al presente ese medio más personal y más de corazón, como son las cartas.

De hecho, agregó Bonilla, esta obra surgió “cuando una vez platicando con mi mujer, de pronto dijimos: ‘ya nadie va a escribir una carta, con un tiempo dedicado para hacerlo’. Sofía seleccionó las misivas, tocando diversos géneros –trágico, erótico, cómico, cotidiano–, quedaron fuera miles que eran maravillosas”. 

Una canción de Serrat

El actor, recién premiado con el Ariel de Oro, detalló: también interpreto, sin ningún acompañamiento, una canción de Joan Manuel Serrat, momento en el que simplemente prendo una vela y se apaga la luz para escuchar la letra, que el cantautor dedica a su madre; no es encomiosa, sino habla de la separación del mundo familiar, lo cual llama a meditar sobre el mecanismo, tanto de lo que quiso decir Serrat y lo que significa una carta.

Acerca de si Bonilla escribía cartas a su esposa, el también productor expresó: Sofía me escribía unas cartas maravillosas que conservo, porque soy mucho más escueto, pero ella me ha dedicado misivas hermosas.

La pareja, un matrimonio de más de 38 años, se da un tiempo, cuando sus agendas coinciden, para montar esta obra que ha sido una especie de voyeurismo saber sobre qué se escribían y contestaban un remitente y el destinatario históricos, puntualizó Álvarez.

Héctor Bonilla regresó del Festival de Teatro Clásico de Almagro, en el que junto con su hijo Fernando y el reparto, presentó la obra Algo en Fuenteovejuna, adaptación que llevarán a Colombia y al Festival Internacional Cervantino; además de la gira que realiza con Los mosqueteros del rey y para enero podría iniciar la secuela de la película Un padre no tan padre.

En tanto, Bonilla y Álvarez presentarán Cartas marcadas los miércoles 7 y 21 de agosto, con dos funciones más en septiembre (por determinar días), a las 21:30 horas, en el teatro bar El Vicio, localizado en Madrid 13, Coyoacán.

Últimas noticias