El miedo, herramienta perfecta para controlar masas: John Cameron

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El cineasta y músico texano John Cameron Mitchell está convencido de que Donald Trump es un mentiroso, que los intereses de los políticos de su país - Demócratas y Republicanos por igual – siguen inclinándose hacia estrategias para controlar masas, y que el miedo sigue siendo la herramienta perfecta para ello.

“A Trump no le interesa la prohibición del aborto, mucho menos desde el punto de vista político o religioso a partir del cuál se está discutiendo actualmente en Estados Unidos”, comenta el artista, minutos antes de tomar el vuelo que lo trajo a nuestro país. “Lo que a él le interesa es el poder, dividir y conquistar. Dudo que tenga mucho que opinar sobre el tema, siendo él quizá la persona que más abortos ha pagado”, agrega entre risas nerviosas.

Este año se cumplen 21 desde que Cameron Mitchell, en sus treinta y en pleno 1998, se convirtiera en una sensación del teatro musical con la obra Hedwig and the Angry Inch, que no solo escribió, protagonizó y dirigió, sino que también lo posicionó como un ícono LGBTIQ de culto en una época donde su fluidez de género no era bien vista o aceptada.

Tan sólo tres años después, en el 2001, su musical sobre el líder trans de una banda de punk rock fue llevado por él mismo, y con él mismo como protagonista, a la gran pantalla. De pronto, sin siquiera haber llegado a los cuarenta, Cameron Mitchell había logrado insertar su culto al mainstream y la cultura pop de su país.

Ahora, más de dos décadas después, el también director de Shortbus o How To Talk To Girls At Parties, se encuentra de vuelta en los escenarios y de visita en nuestro país, donde esta noche presentará su espectáculo The Origin Of Love en el Auditorio Blackberry de la Ciudad de México, donde retomará lo más memorable de su vida y obra, en un espectáculo en vivo sin precedente.

 

De alguna manera, lograste insertarte en el mainstream cuando la diversidad sexual era un tema aún menos discutido y visibilizado que en la actualidad. ¿Qué ha cambiado desde las primeras presentaciones en teatro de Hedwig and the Angry Inch en esos términos? ¿Cómo se han derribado esas barreras respecto al género y lo sexual?

“Ha cambiado de muchas maneras. Empezando por la aparición y crecimiento de Internet, ya que ahora se habla con más libertad de esos temas. La idea del género fluido y el sexo en general se discute más que antes. Sin embargo, esa misma apertura, producto de las redes, ha dado lugar a una polarización mayor. Los partidos de derecha y de izquierda en Estados Unidos se han servido de esto para fundamentar con más firmeza sus creencias, lo cual permite que haya un control mayor. Las posturas parecen más definidas, aunque lamentablemente se han asentado en ideas radicales.

“Por ejemplo, hoy en día no podría haber hecho una película con tanto sexo explícito como Shortbus, no necesariamente pensando en la extrema derecha como impedimento, sino más bien por parte de los partidos de izquierda. Una película como ésa sería acusada de explotar el contenido sexual de formas políticamente incorrectas, lo cual me parece igual de puritano que el lado supuestamente opuesto.

“Si bien ha cambiado de una manera positiva en términos de apertura, también percibo un pánico mayor hacia estos temas. Pero es por ello que me emociona mucho visitar la Ciudad de México, ya que me han dicho que se está viviendo una época dorada en términos de energía y expresividad. Sigue habiendo muchos problemas, sin embargo me recuerda mucho al Nueva York del pasado que tanto extraño. El público mexicano siempre es extraordinario y sabe pasarlo bien. Espero poder saltar a la multitud y surfear por encima de ellos.”

 

Hablando de estos cambios me vino a la mente una charla que tuve recientemente con Paul Schrader, guionista de Taxi Driver, sobre la corrección política. Creo que muchas veces proviene de las mejores intenciones, pero también se ha convertido en impedimento de muchas cosas. ¿Cómo crees que esto afecta al arte y su capacidad de romper con lo establecido?

“La corrección política viene desde arriba. Obviamente hay buenas intenciones por erradicar la inequidad y todo lo malo en la sociedad, sin embargo muchas de las tácticas para implementar dicha corrección vienen desde los grupos opresores. Esto ha provocado que se justifique la censura y se cancele la cultura de muchas maneras.

“La gente en las altas esferas nos quiere hacer creer que existe semejante cosa como la pureza, y están implementando estas ideas haciéndonos sentir impuros, buscando razones para acusar a la gente y de esta manera montarse en un pedestal de rectitud. Pero tenemos que rebasar eso, ya que la cancelación de la cultura es algo muy riesgoso, al igual que pensar que la ya mencionada pureza debe existir. Nadie en este mundo es completamente puro.

“‘El que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra’, dijo Jesús. Y aunque resulte irónico que yo use la biblia como referencia, debo admitir que, no obstante mi manera de pensar, la biblia contiene muchas ideas que me gustan. Yo crecí siendo muy católico, con una tía que era monja y que constantemente me recordaba que la biblia debía leerse como un cúmulo de metáforas y nada más.

“Pero ahora percibo un ambiente impregnado de miedo, con una urgencia por resolver todos los problemas del mundo con la misma inmediatez con la que viaja la información por las redes, y dando lugar a cacerías de brujas y búsqueda de culpables, lo cual se opone a realmente solucionar dichos problemas encontrando puntos en común desde los cuales partir como una sociedad unida. Solo así es que se sale adelante.”

 

Mencionabas que, para ti, la sociedad mexicana se está abriendo paso hacia una comprensión y un respeto ante la diversidad, tanto sexual como de pensamiento e ideas. Siendo México un país tan enraizado en el catolicismo, como lo fue tu vida temprana, ¿dirías que esa opresión termina siendo útil para urgir al cambio?

“Es muy cierto lo que dices. La opresión termina rompiendo ataduras y abriendo mentes. En mi caso, mis padres llevaban una vida sumamente religiosa y apegada a lo militar. El canal Fox News era casi un evangelio en donde yo crecí, y sin darse cuenta se estaban separando de mí por esas mismas razones. Los regían ideas que se les vendieron como las correctas, aunque muchas veces se trataba de cosas que los ponían en conflicto con elementos de su propia realidad.

“Mi mamá, por ejemplo, siempre ha sido fuerte opositora del aborto, pero Fox News también la ha hecho muy consciente del calentamiento global, que desde lo científico es profundamente incongruente con sus ideas religiosas. Son posturas que no conviven de manera natural.

“Y es curioso porque, siendo yo alguien que creció católico, que es queer y que formó parte del ejército, tuve que liberarme de ideas que me hacían sentir igual de incongruente. En mi juventud fui sumamente rebelde, consumí muchas drogas y quería vivir como se me dijo que debía hacerlo un artista. Ahora entiendo que puedo usar todo lo que viví para crear y que no hay nada de malo en ello.”

 

Hablando de tu trabajo como artista y considerando que te has convertido en un intérprete de culto para muchas personas, ya sea por tu trabajo en las diferentes versiones de ‘Hedwig and the Angry Inch’ o en la música y el cine, ¿qué le dirías a tus fans, que encontrarán de nuevo o diferente en ‘The Origin of Love’?

“El show es una especie de documental detrás de cámaras en vivo. Hablo sobre el origen de Hedwig, sobre todas las personas involucradas y la filosofía detrás. Hay mucho tiempo dedicado a Platón y el mito del origen del amor. Hago un análisis sobre los evangelios cristianos y muchas cosas más.

“Realmente se trata de verme a mí y mis inquietudes en el escenario, solamente que lo que verán es una versión muy meta y con vestuarios fabulosos. La gente que vaya debe saber que será una fiesta entre amigos, pero que también es una de las cosas más punk-rock que he hecho en años. Además, aunque el espectáculo estará subtitulado, eso no le quitará la espontaneidad y frescura. Tocaremos mucha música del pasado, cosas de mi nuevo podcast musical Anthem, canciones de mi reciente película How To Talk To Girls At Parties, además de algunas canciones en español.

“Siempre me ha parecido grosero visitar un país y no hablar el idioma o no rendir tributo a la música en su lengua. Por eso voy a interpretar algunos temas del cubano Silvio Rodríguez, a quien conocí a través de mi amigo Juan Son y que me recuerda mucho a Nick Drake. Va a ser una gran fiesta que después extenderemos hasta el viernes, porque esa noche estaré poniendo música para bailar al lado de Amber Martin, con quien llevo once años como pareja de DJs y que además es mi co estrella en el show. Esto ocurrirá en un evento que se llama Orbital y que se llevará a cabo en un foro llamado Galera, en la Colonia Doctores.”

 

Es curioso que, al mismo tiempo que haces referencia a un músico que en su momento fue tan rebelde como Silvio Rodríguez, enfatices que se trata de un espectáculo cuyo objetivo es divertirse y pasarla bien. Vivimos en un mundo donde la mierda nos rodea, y donde las masas viven en la infelicidad o el descontento. ¿Dirías que divertirse es una nueva forma de disidencia y rebeldía?

“Yo sí procuro divertirme más conforme la vida se sigue complicando. Ahora la gente se esconde detrás de una pantalla, la de su computadora o la de sus teléfonos. Esa gente vive con miedo y consume las noticias que le conviene consumir, ya sea para erradicar o mantener vigente su pánico. Sin embargo, el único antídoto real a ese aislamiento digital es salir de casa y meterte a un mismo cuarto con otras personas para pasar un buen rato.

“Es muy fácil caer en el encierro hoy en día y eso mantiene latente una incapacidad de abrir los ojos, salir y recordarnos que existe más gente con nuestros gustos. Parte de este espectáculo es encontrarnos en el mismo lugar que otras personas cuyas mentes y cuerpos estarán compartiendo una misma experiencia.

“Me entusiasma mucho, por ejemplo, ver cómo reaccionará el público al número musical que le dedicamos a la canción Tear Me Down, donde siempre he tomado el micrófono para gritar en contra de los muros y las barreras. Me interesa ver cuál será la reacción del público mexicano en un momento así.

“La gente vive con tanto miedo que esas barreras las construyen por sí mismos. Eso es muy peligroso. Y aunque la canción hace referencia a ese tema desde la visión de Hedwig, que ocurre durante la época en la que Alemania estaba dividida, me parece importante recordar que ni entonces ni ahora toleraremos más muros.”

 

@Gonyz

Últimas noticias