México va en dirección adecuada: Jorge Arce, director de HSBC México

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El banco inglés HSBC ve en México un país sólido y bien administrado, “que va en una dirección adecuada”. Jorge Arce, director general de la institución, plantea la necesidad de generar condiciones para aumentar la inversión pública y la del sector privado, que por ahora no se ha reflejado en grandes proyectos.

”Tenemos una confianza absoluta en México, hay cosas muy positivas, otras en las que no vamos a estar de acuerdo o pensamos que hay otras soluciones. Pero en general el país va en la dirección adecuada, es un país sólido y bien administrado”, dice en una entrevista con La Jornada, a propósito de la 84 Convención bancaria, que tendrá lugar la próxima semana.

De la relación con el gobierno federal, reconoce que “siempre nos ha escuchado, hemos tenidos las puertas abiertas”. Dice: “son ellos la autoridad, muchas veces nos van a decir que no, para eso los eligió el pueblo. Pero siempre nos van a escuchar, siempre tratarán de entender nuestro punto de vista; a veces vamos a coincidir y a veces no. Pero la mayoría de las veces coincidimos”.

El banquero detalla que al inicio de la actual administración, había una lista de grandes proyectos en el sector energético, sobre todos los relacionados con temas de electricidad, mismos que no se verán en el corto plazo.

Arce considera que si bien, en 2020 la economía cayó 8.3 por ciento, el país mostró ser más resistente a lo esperada y se salvó de una crisis “catastrófica”.

Indica que pese a todo, hay una gran confianza por parte de la iniciativa privada en el país dado que hay una mejor prospectiva para el avance de la economía este año y califica como positiva la relación con el gobierno, aunque hace falta claridad en ciertos sectores y promover la inversión en todos sus sentidos.

Agrega que el México de los comerciantes, restauranteros, empresas de turismo, entre otros, es el que más sufre por la crisis que generó la pandemia de Covid-19, y como nación, es necesario encontrar la solución a este problema.

¿Hay confianza en México?

Sin duda alguna hay confianza en México, en los mexicanos. México ofrece una oportunidad única para cualquier inversionista local o extranjero. Sin embargo, hay cosas que tenemos que trabajar y remediar, la primera, la gran preocupación que tenemos todos en cómo vamos a salir de la pandemia.

Esta crisis económica se creo por una crisis de salud pública y eso lo sabemos, entonces es muy importante ver cómo vamos a salir de la pandemia. La única manera viable de salir de esta situación es volver a abrir la economía, que nuestros socios comerciales abran su economía, y para hacerlo, necesitamos que ellos pongan vacunas a su población y nosotros a la nuestra.

Va a depender mucho que tan rápido nosotros como mexicanos podemos poner vacunas en los brazos de nuestros compatriotas.

Sí, hay cuestionamientos en varias leyes, en varias industrias, sin embargo, México ofrece un lugar único, ofrece población joven, un tratado de libre comercio sin igual con la principal economía del mundo, finanzas públicas sanas. El país ofrece una oportunidad única y la gente vemos que sigue invirtiendo.

¿Ven una recuperación tras la crisis?

Seguramente habrá una recuperación económica del país, especialmente si la comparamos con lo que pasó el año pasado, de una caída superior a ocho por ciento. Este año vamos a crecer, lo más probable entre tres y cuatro por ciento, porque ya estamos viendo que la pandemia la vamos a controlar, nosotros y los socios comerciales.

Vemos sectores fuertes en México, el sector manufacturero que exporta, el sector agrícola que exporta, esos sectores están más sólidos que inclusive antes de la pandemia. Sectores que nos preocupan son los que tienen que ver con la demanda interna, el consumo, los servicios, y eso va a llevar más tiempo y para que crezca se tiene que abrir la economía.

¿Porqué la inversión no fluye, qué es lo que pasa?

Necesitamos inversión privada, extranjera y del sector público. La parte de inversión nos preocupa porque no vemos mucho interés ahorita en invertir en grandes proyectos en México.

Si vemos cuales eran en la lista de grandes proyectos, en cual sector invertir al inicio del sexenio, muchos de ellos tenían que ver con la parte de energía, muchos de ellos con la generación y el transporte de electricidad y esos nos e están viendo ni se verán en el corto plazo, entonces tenemos que ver como facilitamos el campo propicio para que se hagan inversiones en todos los sectores.

Si vemos gente que está invirtiendo en sus fábricas, que se están abriendo parques industriales, que se siguen construyendo hoteles pese a las circunstancias, pero necesitamos ampliar el espectro en dónde la gente y los gobiernos locales y federales, inversionistas extranjeros puedan invertir.

A dos años del inicio del gobierno de AMLO ¿cómo es la relación con la administración?

La administración ha hecho muchas cosas positivas, inclusive antes de entrar, apoyó la firma del T-MEC, mantuvo finanzas públicas sanas y las sigue manteniendo, hizo la aprobación a la Ley de Pensiones, y esta ley permitirá que muchos mexicanos en el tiempo se puedan retirar niveles más cómodos de ingresos y de ahorros y se utilizarán en invertir en México, esa ley es transformacional, el T-MEC también. El seguir apoyando la apertura de México a los mercados extranjeros es muy fuerte y potente.

En una democracia siempre habrá puntos de vista diferentes, se vale no estar de acuerdo, se vale proponer, siempre vas a tener puntos de vista divergentes y se tiene que negociar, lo más importante es que vivimos en una democracia, todos opinamos y podemos proponer, aveces podemos estar de acuerdo y luego no, pero la dirección general del país a una apertura económica, a ser parte integral de las cadenas productivas del mundo, trabajar en comercio, tener apertura y un peso fuerte, con un banco central único que es un valuarte, no solo de México, del mundo, nos ha permitido tener una estabilidad económica única.

Vivimos la peor crisis de la historia, el peso se mantiene, hay tasas de interés muy aceptables, una inflación muy controlada, tenemos un sistema bancario único, fuerte, robusto, bien capitalizado y manejado. Entonces hay muchas cosas muy positivas que continúan.

¿Qué me gustaría? Más claridad en ciertos sectores, en promover la inversión porque necesitamos inversión pública, privada y extranjera, para llegar a niveles lo suficientemente altos para que México crezca a los niveles que necesita y merece crecer.

¿Que demostró la caída de la actividad económica en la crisis? ¿Fue lo justo o que pasó?

La crisis demostró que México es un país muy resistente, más de lo que nos imaginábamos todos. Había proyecciones más catastróficas de lo que realmente resintió la economía y esto se deba que hemos construido a un país, en especial en los últimos 25 años, que es abierto, que depende de las cadenas productivas globales, que hemos sofisticado nuestras empresas y actividades económicas para competir con los mejores del mundo, tenemos un sistema financiero único y eso quiero recalcar, tenemos un banco central único que ha creado un peso que es una moneda de reserva que se usa por miles de inversionistas fuera de México.

Tenemos una economía que ha manejado la inflación, sus tasas de interés y tenemos un gobierno prudente en el gasto y el uso de sus recursos. Eso nos ayudó.

Nos ayudó mucho, mucho, mucho que Estados Unidos se abrió, las remesas y que hemos podido exportar, eso nos ayudó a que no hubiese sido un año catastrófico de una manera peor.

Nosotros como país no gastamos como otros países en apoyar la economía, como Brasil, Perú, Chile en donde gastaron hasta el 12 por ciento del PIB, no lo hicimos, pero tuvimos cosas que ayudaron bastante la caída de la actividad.

Salimos con finanzas públicas relativamente fuertes, con un país que sí le está doliendo pero que tiene mucho que ofrecer, somos el principal beneficiario de la crisis política y económica entre Estados Unidos y China, el beneficiario que muchas compañías que venden y operan en Sudamérica y Europa necesitan diversificar sus cadenas productivas.

Tenemos la oportunidad por la población, el número de habitantes, el mercado interno, los recursos para dar la bienvenida y darles lo que necesitan.

¿Qué se necesita? Más confianza, apertura, oportunidades de invertir en proyectos viables y reales, entonces estamos muy cerca que nos vaya muy bien.

¿Qué pasa en el México real, las pequeñas empresas, el mexicano de a pie?

Todos en general en México estamos sufriendo, pero el mexicano real, el del changarro, el restaurantito, el que vivía de propinas, de ballet parking, de bares, gimnasios, turismo, ellos están sufriendo más que otros, porque muy difícilmente tendrán los recursos una vez que se abra la economía para recuperar lo que venían haciendo antes.

Tenemos como país que pensar como abrir la economía, una cosa es abrir la economía para sobrevivir a una crisis y la otra es como apoyar a una economía para salir de la crisis, dar capital de trabajo, tener recursos, y eso aún no lo tenemos claro, tenemos que trabajar como medio, con las autoridades para ver como ayudar al mexicano de a pie a salir de esta crisis.

Si eres obrero de una empresa que exporta sigues recibiendo recursos, pero el resto está sufriendo y mucho.

¿Cuál fue el momento más crítico de la pandemia?

El primer cierre de la economía fue duro y drástico, porque fue un shock que duró mucho tiempo y la segunda ola que fue en la época de diciembre ha sido bastante drástica la salida, el problema se va acumulando, en 2020 tuvimos que vivir de nuestros ahorros, apoyamos a nuestros amigos, familiares y se van terminado los recursos, por eso es tan importante abrir la economía lo más rápido posible.

Últimas noticias