BdeM: recuperación, pero con "alto grado de incertidumbre"

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Jueves 26 de noviembre de 2020. La gradual reapertura de diversos sectores ha permitido una recuperación de la economía, pero prevalece un alto grado de incertidumbre sobre la evolución futura de la actividad, advirtió el Banco de México. El banco central moderó su previsión sobre la caída que tendrá la economía nacional este año. Estimó, que se presentará una contracción en el producto interno bruto (PIB) de entre 9.3 y 8.9 por ciento este año y un crecimiento de 3.3 por ciento en 2021. Hace tres meses pronosticó un desplome de hasta 12.8 por ciento.

Aún están por determinarse las secuelas y efectos más perdurables de la crisis, derivada de las acciones para enfrentar la pandemia, sobre la economía y su potencial crecimiento, afirmó Alejandro Díaz de León, gobernador del banco central. Estamos enfrentando un reto muy adverso y por eso tenemos un escenario de recuperación moderada, añadió, al presentar el informe trimestral de la institución.

Para este año, el escenario del banco central es de un decrecimiento de 8.9 por ciento, en un intervalo que va de una contracción de 9.3 a una de 8.7 por ciento. En el informe del segundo trimestre del año, la previsión era de una caída de la economía de entre 12.8 y 8.8 por ciento.

La duración y evolución futura de la pandemia, así como sus efectos sobre la economía, aún son inciertos y se desconoce cuándo podría haber un tratamiento efectivo o vacuna disponible. Esto, agregó, continuará incidiendo sobre el ritmo de normalización de la actividad económica. Se prevé que la creación de empleos se recupere en 2021 con 700 mil a 850 mil plazas.

Además, el desempeño de la economía está sujeto a presentar altibajos, toda vez que hacia delante la dinámica responderá cada vez menos a la reapertura de diversas actividades y más al comportamiento, probablemente diferenciado, de los componentes de la demanda y de los sectores productivos.

Díaz de León considera que los factores que pueden incidir en una mayor caída de la economía son: que se prolonguen las medidas distanciamiento social o se tomen medidas más estrictas; episodios adicionales de volatilidad los mercados financieros; que las medidas de apoyo a nivel nacional e internacional sean insuficientes o se trunquen antes de lo esperado; que las secuelas causadas por la pandemia sobre la economía sean más permanentes; que ocurra una reducción en la calificación de la deuda soberana de Pemex y que persista un entorno de incertidumbre que afecte la inversión.

Destacó que la economía mexicana presentó una gradual recuperación respecto de las afectaciones del segundo trimestre, impulsada por la apertura paulatina de diversas actividades y una mayor movilidad de la población, pero todavía se ubica por debajo de su nivel anterior a la emergencia sanitaria y persiste un entorno de alta incertidumbre asociada a la evolución, tanto a escala global como nacional, de la pandemia.

Últimas noticias