Morosidad de bancos, al alza en el último semestre del año: CESF

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Será en el último trimestre del año cuando se presente un alza en el incumplimiento de pago de créditos por parte de los clientes de la banca que se hayan acoplado al plan de aplazar por cuatro o seis meses sus mensualidades que fue lanzado para aminorar los impactos de la pandemia causada por el Covid-19, revela el Informe anual sobre el estado que guarda la estabilidad del sistema financiero en México y sobre las actividades realizadas por el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero.

“Para el último trimestre de 2020 podría generarse un aumento en la tasa de incumplimiento una vez que se reactiven los pagos de los créditos amparados por la facilidad regulatoria, lo que se reflejaría en pérdidas por riesgo de crédito”, indica el documento presentado este jueves por diversas autoridades del sistema, entre ellas, el Banco de México, la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Detalla que, a lo largo de 2019 y hasta junio de 2020, tanto el Índice de morosidad (Imor) y el Índice de morosidad ajustado (Imora) de las instituciones de crédito tuvieron incrementos marginales.

En el caso del Imor de la cartera comercial se mantuvo en un promedio de 1.3 por ciento en 2019 y cerró junio de este año en 1.2 por ciento. En el segmento de vivienda, en 2019 mantuvo un rango de 2.7 por ciento y pasó a 3.1 por ciento al primer semestre de este año; y en consumo se concentró en 4.4 por ciento a lo largo del año previo e incrementó a 4.8 por ciento al sexto mes de este 2020.

De acuerdo con el documento, el índice de cobertura, de reservas y de quitas y castigos para la cartera crediticia de los bancos, durante el último año, son suficientes para cubrir las pérdidas esperadas.

“En particular, las reservas constituidas en julio de 2019 cubren con un aforo de 1.2 a 1 las quitas y los castigos acumulados por las instituciones bancarias en los doce meses siguientes”, precisó.

Enfatizó que, derivado de la expectativa de un deterioro futuro, los bancos crearon mayores estimaciones preventivas para riesgos crediticios, mismas que constituyen herramientas que ayudan a mitigar el impacto en la solvencia que podría tener la morosidad en el futuro.

Así, el saldo de las estimaciones preventivas adicionales registró un nivel histórico de 31 mil millones de pesos en junio de 2020, cuando el promedio desde 2008 había sido de 8 mil millones de pesos.

-Empeora situación en Sofipos-

El informe, que por primera vez incluye información con respecto a las instituciones financieras no bancarias, precisó que en las Sociedades Financieras Populares (Sofipos) hay un deterioro en la calidad de la cartera crediticia, y la situación se agravó desde el año pasado.

El Imor en las Sofipos cuenta un una marcada tendencia al alza, pues en junio de 2019 se situaba en 9.9 por ciento, y en ese mismo mes, pero de este año, alcanzó un nivel de 13.3 por ciento. Incluso, dijo, 27 de las 39 instituciones del sector ya han reestructurado 180 mil financiamientos por un saldo de 5 mil 188 millones de pesos.

“Este monto representa 23.7 por ciento de la cartera total y el 24.9 por ciento de la cartera neta del sector, equivalente al 118.6 por ciento del capital neto, por lo cual, en caso de no recuperarse estos créditos se tendría un impacto significativo en la solvencia del sector, cuyas reestructuras están concentradas en un 80.5 por ciento en las 5 entidades más grandes atendiendo al monto”, añadió.

Por dicho motivo, anunció el informe, el Consejo de Estabilidad Financiera trabaja en la actualización de disposiciones en materia de capitalización y de liquidez para las Sofipos.

 

 

 

 

Últimas noticias