Balanza comercial registra el mayor superávit desde 1991

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La balanza comercial de México registró en junio menores niveles que el año pasado, como resultado de las medidas de distancia social y menor actividad económica. Las exportaciones cayeron 12.8 por ciento respecto a junio y las importaciones lo hicieron en 22.2 por ciento.

Al reducirse más las compras del país al extranjero que las ventas, el saldo de la balanza incrementó 118.3 por ciento respecto al año pasado. El superávit –cantidad en que los ingresos por exportaciones superan a los de las importaciones- fue de 5 mil 546 millones de dólares, el mayor registro desde 1991 que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) realiza la serie en cifras originales.

Todas los grandes tipos de bienes que adquiere la economía mexicana a otros países resintieron la desaceleración económica, sumaron 27 mil 529 millones de dólares, pero el mayor efecto estuvo en las importaciones petroleras y también en los bienes derivados del crudo, como las gasolinas.

De acuerdo con Inegi, las importaciones petroleras cayeron 55.4 por ciento; mientras las no petroleras lo hicieron 18.2 por ciento. A su vez, los bienes de consumo se redujeron 43.6por ciento y a su interior los petroleros cayeron 69.8 por ciento y los no petroleros 31.2 por ciento.

Situación similar se dio en los bienes intermedios, en suma se adquirieron 19.6 por ciento menos que el año pasado. Desglosados, los petroleros se redujeron en 46 por ciento, mientras los no petroleros lo hicieron en 17.2 por ciento.

Mientras los bienes de capital que son inversiones para el proceso productivo –como maquinaria, equipo de transporte y herramientas- restaron 12.3 por ciento.

A su vez, las exportaciones también resintieron el efecto que la pandemia mundial está dejando en la economía y sumaron 33 mil 75 millones de pesos, los cuales son 12.8 por menos que el año pasado.

La excepción fueron las exportaciones agropecuarias que repuntaron 31.5 por ciento y las extractivas –es decir minería no petrolera- que incrementaron 11.6 por ciento.

No obstante, cayeron las exportaciones petroleras 35.6 por ciento, pero también las manufacturas abonaron a una pérdida en las ventas que hace el país al extranjero.

En junio, la maquila mexicana restó 13.5 por ciento respecto al año pasado y a su interior las no automotrices restaron 3.4 por ciento y las automotrices –pese a considerarse actividades esenciales desde el 1 de ese mes- cayeron 31 por ciento frente a 2019.

De hecho, en el acumulado de enero a junio, la maquila automotriz representó el 27.12 por ciento de las exportaciones mexicanas. Sólo las que van a Estados Unidos acumulan una contracción de 34.1 por ciento respecto al año pasado y las que van a otros países de 37.2 por ciento.  

 


Últimas noticias