Se necesitan “urgentemente políticas fiscales” contra la crisis: Carstens

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Los bancos centrales del mundo han actuado de manera rápida para contener los impactos de la crisis por Covid-19, pero la política monetaria por sí sola no puede generar un mayor crecimiento económico sostenible. “Se siguen necesitando urgentemente políticas fiscales y reformas estructurales favorables al crecimiento”, dijo Agustín Carstens, presidente del Banco de Pagos Internacionales.

El ex gobernador del Banco de México agregó que “2020 será un año para los libros de historia”, dado lo rápido que se esfumaron las perspectivas de crecimiento previstas en enero y febrero pasado y que pasaron a esperar la mayor caída en la producción desde la Gran Depresión.

Dado que la actual no es una recesión normal, la respuesta política también tiene que ser diferente. Aún más cuando la economía aún no se recupera y el virus mantiene presencia. Previo a la crisis, durante el período prolongado de condiciones financieras fáciles, las vulnerabilidades aumentaron, particularmente en el sector financiero no bancario, comentó.

En dicho contexto, recomendó a los bancos centrales mejorar la transparencia y establecer otras salvaguardas para garantizar que no se erosione su legitimidad, dadas las tareas del sector privado que han asumido con la asignación de fondos.

Los bancos centrales pueden bajar las tasas de interés, estabilizar los mercados financieros con apoyo de liquidez y participar en la flexibilización cuantitativa y otras medidas de política monetaria no convencionales. Todo con el objetivo de dar soporte a las finanzas del gobierno, pero una vez que esto pase deben volver a su mandato, mencionó.

Dada la respuesta fiscal masiva y el aumento significativo de la deuda pública que inevitablemente seguirá, habrá quienes pidan que los costos de financiamiento se mantengan artificialmente bajos y que permitan que el impuesto inflacionario afecte el valor real de la deuda soberana. Sin embargo, dijo, será fundamental que los bancos centrales sigan siendo independientes para cumplir sus mandatos porque la inflación volverá, explicó Carstens.

De acuerdo con el reporte presentado por el organismo, México será el país de los emergentes con la mayor caída en la actividad económica y las menores medidas tanto monetarias como fiscales para contrarrestar la crisis.

Últimas noticias