BdeM recorta tasa de interés a 5%; su nivel más bajo desde 2016

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Con el objetivo de impulsar la economía mediante la reactivación del crédito para empresas y familias, el Banco de México (BdeM) decidió bajar la tasa de interés de referencia en medio punto porcentual para ubicarla en 5 por ciento anual, desde 5.5 por ciento previo.

Esta acción del banco central se da en línea con lo anticipado por los especialistas del sector financiero y es quinta vez en lo que va de 2020 que recorta la tasa de referencia, que ahora se encuentra en su nivel más bajo desde noviembre de 2016, cuando estaba en 5.25 por ciento.

En su anuncio de política m, el BdeM explicó que la actividad económica en México tuvo una importante contracción en el primer trimestre del año y la información disponible indica que las afectaciones derivadas de la pandemia se exacerbaron en abril.

Indicó que la pandemia de Covid-19 y las medidas adoptadas para evitar su propagación han afectado considerablemente a la actividad económica mundial.

“La contracción de la actividad observada en el primer trimestre se profundizó en el segundo, aunque en mayo algunos indicadores de diversas economías presentaron cierta mejoría”, explicó el banco central.

Los integrantes de la Junta de Gobierno del banco central, que aprobaron el descenso en las tasas de interés por unanimidad, consideraron que si bien la reapertura de algunos sectores y regiones en mayo y junio propiciará cierta recuperación en la actividad económica, la afectación ha sido considerable y persiste incertidumbre.

En su reporte señaló que desde la última decisión de política monetaria, los mercados financieros globales mostraron un comportamiento positivo, reflejando los efectos de las medidas de estímulo fiscal, monetario y financiero adoptadas en las economías avanzadas y la gradual reapertura de la actividad productiva en dichas economías.

Concretamente en México, el peso se apreció, en un entorno de volatilidad. A su vez, las tasas de interés de los valores gubernamentales presentaron disminuciones, especialmente las de menor plazo.

Sin embargo, apuntó, las condiciones financieras globales y nacionales seguirán sujetas principalmente a los efectos de la pandemia.

Por estas razones, explicó el BdeM, se prevén mayores condiciones de holgura en el horizonte en el que opera la política monetaria y el balance de riesgos para el crecimiento se mantiene significativamente sesgado a la baja.

Resaltó que los retos derivados de la pandemia para la política monetaria incluyen tanto la importante afectación a la actividad económica como un choque financiero.

En lo que se refiere a la trayectoria esperada para la inflación, dijo que sus determinantes la han reducido ligeramente en relación a la anunciada y entre los riesgos destacan: a la baja, un efecto mayor al previsto de la ampliación de la brecha negativa del producto y menores presiones inflacionarias a nivel global.

Mientras que al alza, episodios adicionales de depreciación del tipo de cambio y problemas logísticos y de suministro de algunos bienes y servicios y mayores costos asociados a la adopción de medidas sanitarias. “En este contexto, el balance de riesgos para la inflación se mantiene incierto”.

Puntualizó que la Junta de Gobierno tomará las acciones que se requieran con base en la información adicional y considerando la fuerte afectación a la actividad productiva, así como la evolución del choque financiero que enfrenta el país, de tal manera que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta del BdeM.

Últimas noticias