Pobre, 40% de habitantes en municipios ricos en oro

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

México es uno de los principales productores de oro y plata del mundo. Paradójicamente, los municipios en los cuales los conglomerados mineros –principalmente extranjeros– extraen la mayor cantidad de esos minerales para ser exportados enfrentan altos índices de pobreza.

En ocho de los 10 municipios que más oro producen en México viven en situación de pobreza más de 40 por ciento de sus habitantes, de acuerdo con estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). La misma situación prevalece en nueve de los mayores extractores de plata.

Datos oficiales indican que, con alrededor de 6 mil toneladas métricas, el país es el principal productor de plata del planeta. Según la Cámara Minera de México (Camimex), aproximadamente 20 por ciento de ese mineral sale de Fresnillo, Zacatecas, municipio donde, de acuerdo con el Coneval, 46 por ciento de la población se encuentra en la pobreza.

En esa localidad tiene su sede Fresnillo, la mayor productora de plata del mundo y la más grande de oro en México. Su casa matriz es Industrias Peñoles, propiedad de Alberto Baillères, uno de los empresarios más acaudalados del país, con una fortuna calculada en 6 mil 400 millones de dólares.

Esa minera tiene proyectos en varios estados; sin embargo, en Fresnillo, Zacatecas, están tres de los más importantes: la optimización de la mina Fresnillo y los proyectos Piritas y Juanicipio. Todos son de oro y plata, que juntos tienen un valor aproximado de 500 millones de dólares.

Mientras esa empresa ha extraído del municipio metales precios por más de 50 años, la mitad de sus habitantes viven en pobreza y otro 5 por ciento en pobreza extrema.

Luis Andrade, investigador de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, explicó que la industria minera está localizada en entidades con índices de pobreza extremadamente altos, lo cual se da por los bajos salarios que pagan a los habitantes que trabajan en sus plantas.

Asimismo, explicó que suelen ser entidades que viven de las sobras de las empresas, como el caso de Taxco o Real del Monte, municipios mineros por excelencia, donde sus habitantes sobreviven de artículos que fabrican con los minerales.

Además de Fresnillo, los otros que integran la lista de los 10 mayores municipios productores de plata son: Mazapil, Zacatecas (59.9 por ciento de habitantes en pobreza); Chalchihuites, Zacatecas (59.0); Ocampo, Chihuahua (43.7); San José del Progreso, Oaxaca (88.4); Zacazonapan, estado de México (67.6); Santiago Papasquiaro, Durango (46); San Dimas, Durango (50.5); Chínipas, Chihuahua (83.9), y Cananea, Sonora (26.1).

Según la Subsecretaría de Minería de la Secretaría de Economía, 10 por ciento del territorio nacional está concesionado a mineras; operan 345 empresas, de las cuales 234 son extranjeras, principalmente canadienses y estadunidenses.

En territorio mexicano operan compañías con presencia global, como GoldCorp, Americas Silver, First Majestic, Grupo México, Aura Minerals, Canadian Mining Company, Endeavour Silver, London Mining, Newmont Mining, Pan American Silver, Southern Silver y Torex Gold, entre otras.

Para el catedrático de la Universidad La Salle, la razón por la que las compañías extranjeras, sobre todo canadienses, se establecen en México es porque, además de que en sus países no hay grandes cantidades de recursos naturales para explotar, aquí encuentran facilidades fiscales y mano de obra barata.

El panorama no es distinto en los municipios productores de oro, sector en el que México es el octavo mayor extractor mundial. Según la Camimex, con 15 por ciento de la producción total, Caborca, Sonora, es el principal generador en el país, pero, de acuerdo con el Coneval, 31 por ciento de sus habitantes viven en pobreza, es decir, uno de cada tres.

Excepto Cucurpe, Sonora, cuya pobreza abarca 19 por ciento de su población, los demás municipios que completan la lista de los 10 mayores productores de oro tienen altos índices de rezago: Mazapil, Zacatecas (59.9 por ciento); Ocampo, Chihuahua (43.7); Cocula, Guerrero (55.9); Sahuaripa, Sonora (40.1); Eduardo Neri, Guerrero (71.9); Chínipas, Chihuahua (83.9); San Juan del Río, Durango (55.3), y Fresnillo, Zacatecas (46.3).

Desde el punto de vista de Andrade, el panorama seguirá siendo el mismo al menos que el gobierno incentive la competencia en el sector minero, principalmente mediante el apoyo a empresas nacionales, dado que ello obligará a aumentar los salarios de los trabajadores.

De igual forma, considera que es necesario encontrar la manera de mejorar el esquema fiscal para que aporten más a las arcas públicas. No se trata de ahuyentarlas, porque a final de cuentas generan empleos y lo que ahora necesitamos es inversión directa, pero tampoco creo que dejen el país, pues aún tienen minas con muchos años de vida para explotar.

 

Últimas noticias