Afiliados, 7.9 millones al programa de aplazamiento de pagos: ABM

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Hasta el 15 de mayo, 7 millones 900 mil personas se han inscrito al programa de aplazamiento de pago de créditos de la banca para que familias y empresas puedan aminorar los impactos causados por la crisis del Covid-19, informó este miércoles Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

El representante del gremio expuso que, de ese total, 2 millones 700 mil son clientes que cuentan con una tarjeta de crédito, lo que representa 30 por ciento del total de cuentahabientes con financiamiento en el sistema financiero.

En videoconferencia, Niño de Rivera precisó que 3 millones 300 mil Micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) y personas físicas con actividad empresarial se han suscrito al programa empleado por los bancos a principios de marzo. Se estima que este segmento será el más afectado por la crisis.

Detalló que 281 mil solicitudes de diferimiento corresponden a los créditos hipotecarios.

El presidente de la ABM mencionó que un millón 800 mil aplazamientos son de financiamientos de consumo no revolventes, de los cuales, 962 mil son de créditos de nómina, 606 mil personales y 219 mil automotrices.

Niño de Rivera consideró que esta es la solución inmediata de la banca para que los clientes puedan tener liquidez y flujo de ingresos ante la crisis del coronavirus.

El programa consiste en aplazar de cuatro a seis meses, según determine cada banco, el pago de las líneas de crédito sin que sean cobrados intereses moratorios o se envíe un reporte al Buró de Crédito por impago, pero los intereses ordinarios persisten dentro del financiamiento.

Aplica de la siguiente forma: en caso que un cliente haya dispuesto de mil pesos sobre su línea de crédito y se cuente con una tasa interés de 50 por ciento anual, el rédito entre los 12 meses es de 41 pesos mensuales, por lo que al cuarto mes se tendrán que pagar mil 205, y en caso de no liquidarse dicho monto al término del programa entran en vigor los intereses moratorios y el reporte al Buró.

“Esta vez la banca no es parte del problema, no de la solución”, insistió Niño de Rivera.

Últimas noticias