Pemex no evitará deuda en 2020 a pesar de baja impositiva: Moody’s

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La reciente baja impositiva a Petróleos Mexicanos, anunciada el pasado 5 de abril por el presidente Andrés Manuel López Obrador, por unos 65 mil millones de pesos no será suficiente para evitar que la compañía use sus líneas de crédito rotativas y, por lo tanto, aumente la deuda en 2020, consideró la firma financiera internacional Moody’s.

Explicó que los bajos precios del petróleo y el compromiso de la administración de mantener altas las inversiones de capital para sostener la producción de petróleo crudo al menos estable, “estimamos que Pemex aprovechará la totalidad de sus  8 mil 900 millones existentes en líneas de crédito comprometidas durante 2020, que ya no estarán disponibles para satisfacer las necesidades de efectivo en 2021”. 

Esto aumentaría el riesgo de liquidez ya alto de la compañía en un año en que la demanda de petróleo y los precios continuarán presionados por el limitado crecimiento económico mundial y por un vencimiento de aproximadamente 6 mil 200  millones de deuda de Pemex.

Señaló que la baja impositiva de 65 mil millones de pesos, equivalente a unos 2 mil 600 millones de dólares, implica una reducción en la tasa de impuestos de  aproximadamente 40 por ciento en 2020, lo que, de mantenerse en el futuro, fortalecería la capacidad de la compañía para aumentar la inversión de capital a medida que los precios del petróleo repunten, comenzando a fines de este año.

El  escenario base para los precios del WTI es de entre  40- 45 dólares por barril por barril en 2020, volviendo a  50-  55 dólares por tonel en 2021. 

En 2019, el Congreso mexicano había aprobado una reducción en impuesto de regalías a Pemex del 65 por ciento en ese año al 58 por ciento en 2020 y al 54 por ciento en 2021, medida que fue adelantada para este año.

“Sin embargo, estimamos que la desgravación fiscal anunciada no será suficiente para evitar que la compañía use sus líneas de crédito rotativas y, por lo tanto, aumente la deuda en 2020”.

También se anunció que Pemex dirigirá 400 mil barriles adicionales por día de petróleo crudo mexicano a la producción de combustible, lo que aumentaría la tasa de utilización de la capacidad en las refinerías mexicanas a 60 por ciento en 2020 de 36 por ciento en 2019.

“Una mayor producción de combustible reduciría las importaciones de gasolina y diesel y permitiría a Pemex aprovechará los bajos precios de la canasta mexicana de crudo, que ha promediado 34 dólares por barril en los últimos dos meses, lo que implica un descuento de cerca de 6 dólares respecto al índice de referencia del WTI. 

“Creemos que esta decisión será temporal y solo podría tener cierto sentido económico, mientras que la alta tasa de cambio peso / dólar eleva los precios del combustible por paridad de importación y los precios del crudo son bajos”.

 

Últimas noticias