Inegi reporta economía estancada previo a COVID-19

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La actividad económica en México arrancó el año estancada; en enero no varió respecto a diciembre, y decreció 0.7 por ciento respecto en su comparación anual, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El dato para un mes en que aún no se daban las medidas de sana distancia que se prevé golpeen el consumo y la productividad en algunas industrias, exhibe que la actividad económica ya iba a la baja sin el COVID-19, refirieron analistas financieros.

En el detalle, las actividades primarias que involucran lo hecho en la agricultura y ganadería, restaron 0.3 por ciento mensual, pero creció 1.3 frente a enero de 2019. Mientras las industrias incrementaron 0.3 por ciento mensual y cayeron 1.7 por ciento anual.

Fue el sector de servicios –que genera casi siete de cada diez pesos que se mueven en la economía mexicana- el que mostró la mayor baja. En ambos comparativos se redujo 0.2 por ciento. Con lo que acumula 16 meses consecutivos de retroceso.

La información responde al Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), que es una aproximación de corto plazo para el producto interno bruto (PIB) que se reporta cada tres meses y que en acumulado de 2019 decreció 0.1 por ciento respecto al año anterior.

“Lo anterior implica que el escenario base para la economía mexicana, sin considerar la pandemia, ya mostraba una tendencia a la baja al inicio del año”, resumió a inversionistas, Gabriela Siller, directora de análisis financiero de Banco Base.

“Ante la pandemia mundial, crece el riesgo de recesión en México”, explicó Ve por Más en un reporte. Detalló que las medidas contra el COVID-19 resultarán en una baja de la demanda interna y externa. Así como “daños importantes” en el empleo y que se mantenga la incertidumbre entre inversionistas.

Agregó que las caídas en el crecimiento, en las exportaciones ante menor demanda y en el precio del crudo afectarán los ingresos del gobierno federal, por lo que no se esperan grandes estímulos fiscales y que sea sólo hasta la segunda mitad del año cuando se recupere la actividad económica.

El grupo de análisis financiero de Grupo Banorte estimó que entre las industrias más afectadas en México se cuentan el sector automotriz, la minería petrolera y la venta en recreación, alojamiento (estrechamente relacionado con el turismo) y servicios educativos. Por lo que estima que la economía se contraiga 3.5 por ciento en 20120.

“En los servicios, las estrictas restricciones de movilidad y las medidas de distanciamiento social no han sido tan altas en México como en otros lugares, repuntando más notablemente desde hace aproximadamente dos semanas, además, las ventas minoristas pueden haber recuperado algo de terreno a medida que los consumidores participan cada vez más en compras de pánico, las transferencias de los programas sociales han continuado y el Gobierno Federal ha declarado que acelerarán los recursos a los estados”, señaló.

Últimas noticias