Resistió México “una tormenta” económica en 2019: HSBC

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El país resistió una “tormenta” económica a lo largo de 2019, afirma Jorge Arce, director general de HSBC México. Pese a ello, el país mantuvo finanzas públicas estables, sólidas, y que dan confianza a los inversionistas extranjeros, además que la contracción no fue “tan aguda” para un primer año de gobierno.

Refiere que el banco surge como un agente representante de México a nivel mundial, y refrendó su compromiso con el país al ser de las primeras instituciones en anunciar el crédito sindicado a Petróleos Mexicanos (Pemex) firmado el año pasado.

Destaca que 2020 pinta como un año con perspectivas más positivas par el país, dado que ofrece “muchas oportunidades” para los inversionistas nacionales e internacionales.

En entrevista en vísperas a la realización de la 83 Convención Bancaria, a efectuarse los próximos 12 y 13 de marzo, indica que el sector bancario muestra tendencias positivas para que el crédito al consumo, vivienda o automotriz vayan al alza, luego de un 2019 en que la actividad de las instituciones financieras se desaceleró.
Para que el país crezca más, abunda, se necesita que la banca financie los proyectos de infraestructura anunciados por la administración pública, que el gobierno federal y los estatales inviertan en ellos y se necesitan aprovechar las oportunidades que ofrece el T-MEC ante el mundo en materia comercial.

¿Cual es el balance de los 14 meses que lleva el gobierno?

Estos primeros 14 meses, nosotros como país enfrentamos retos muy importantes, el primero fue que teníamos en duda el T-MEC, y eso me consta que atrasó inversiones. También un Estados Unidos que no creció tan dinámicamente. Enfrentamos un periodo en el cual el gobierno federal no invirtió, revisó proyectos, su manera de operar, en que se gastaba el dinero, y hubo un cambio fundamental en como se gastaba el dinero del gobierno federal, eso atrasa ciertas cosas. Sin embargo el gobierno federal ancló mucho de su política económica en cosas muy importantes, en una prudencia del manejo de las finanzas públicas, innegable, deuda bajo control se apoyó a Pemex y se enfocó en un uso en hacerse más pequeño para usar recursos de una manera diferente. Eso hace un cambio y es una situación diferente.

¿Cómo empiezas a crecer? De varias maneras, el gobierno tiene recursos y varias maneras de invertir en proyectos ya anunciados, todos saben como son, como se van a financiar, como se van a construir, el gobierno no construye, tiene dinero y contrata y subcontrata proyectos y eso hace que exista derrama económica en el sector privado.

El gobierno está adelantando sus gastos o inversiones lo más que puede, eso va a crear que el gasto incentive el crecimiento económico. También una de las cosas es que las tasas reales en México eran muy altas, porque estábamos enfrentando incertidumbre con la relación con Trump, una volatilidad global, la inflación era mucho más alta y eso hacía que el Banco de México tenía que manejar una política monetaria restrictiva. Las tasas reales en México eran el doble que Colombia, Brasil.

Se enfrentaron precios del petróleo decreciendo, la producción, entonces México a pesar de las circunstancias se comportó bastante sólido, la gente no se da cuenta de eso, México enfrentó una tormenta muy fuerte, precios del petróleo bajando, producción bajando, una relación incierta con Estados Unidos y un tratado que podía haber no pasado. La verdad es que, lo que pasó en 2019 es algo positivo dados los vientos en contra que estábamos viendo.

¿Qué vio HSBC para tener confianza a México en 2019?

México tiene muchas razones por qué confiar en el. México es un país que es y ha sido prudente financieramente, conservador en el manejo de las finanzas públicas y especialmente en este gobierno se ha visto una prudencia muy importante en cómo tratan las finanzas públicas del gobierno y de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El gobierno se ha enfocado mucho en refinanciar a Pemex en sus pasivos, en darles los recursos necesarios para empezar a incrementar la producción, se está viendo la producción que incrementa. No solo venía en decremento la producción, ya se estabilizó y ahorita le están dando la vuelta a la producción, entonces hay una disciplina en Pemex enfocada en aumentar la producción y las reservas probadas en pozos o yacimientos de los cuales Pemex puede acceder más fácilmente que antes.

Esa disciplina le ha dado la confianza a Pemex y al gobierno federal en donde no solo van a poder refinanciar o pagar, si no que van a continuar este proceso de sanear la operación y las finanzas de Pemex.

¿Cuál es la perspectiva para el país, luego de la contracción de 2019?

Hay cálculos que este primer año de gobierno el decremento de la actividad económica no fue tan agudo y lo que pasó en 2019 es muy común.

Este gobierno ha mantenido unas finanzas públicas muy estables, con un superávit primario poquito arriba de 1 por ciento. Vemos una disciplina fiscal muy marcada, eso hace que a pesar de las cosas que no haya crecido el país, haya una estabilidad económica.

El país no creció por varias razones; primero, no es atípico de un primer año de gobierno, había la incertidumbre de la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que ya se resolvió y eso es un cambio total de paradigma de México, porque ya se resolvió la incertidumbre de un T-MEC que podía no existir o podía acabar.

Nosotros vemos muy positivos los siguientes años de esta administración porque ya se quitó la incertidumbre de un T-MEC, ya tenemos un acuerdo mucho más moderno, mucho más ajustado a las realidades de lo que necesita México. Vemos que México sigue mejorando sus ventajas comparativas y competitivas en el mundo, por estar en la zona de Norte América, porque tiene acceso a energías relativamente barata, tiene un sistema legal que protege la propiedad intelectual, sus logísticas al mercado más grande del mundo está ahí. Tu puedes producir un coche en el bajío y transportarlo muy fácil al norte del país a un costo más barato que traerlo desde Asia u otras partes. México ofrece mucho.

Cómo sistema bancario, si nos preocupa que no ha crecido el país, podría crecer más con proyectos adicionales. El gobierno anuncia una lista de proyectos que están cercanos a poder empezar a ejecutarlos. Eso le debería de dar a la iniciativa privada y al gobierno y los estados, oportunidades de invertir en áreas estratégicas, en trenes ligeros, metros, terminar el tren de Toluca, en proyectos de agua. El gobierno se está enfocando en destrabar proyectos que son conocidos, que son financiables, y eso le va a dar una oportunidad a mucha gente en invertir y eso se va a convertir en una gran derrama económica que seguramente se va a traducir en crecimiento.

En 2019, la banca se desaceleró… ¿Cómo será el 2020?

El sistema bancario está hecho para manejar riesgos, se va a adaptar a diferentes circunstancias. Vemos un 2020 que va a ser un año que posiblemente o muy posiblemente crezca mayor que el 2019, porque, por el tema del primer año de gobierno, ya hay proyectos de infraestructura o inversión que se van a detonar, ya tenemos un tratado de libre comercio firmado, no puedo enfatizar lo suficiente la importancia que tiene el tratado de libre comercio.

Nafta fue muy importante para México, nos transformó, pero empezó de la nada, desde cero, aquí empezamos ya corriendo, ya con infraestructura, siendo parte de los canales de distribución y de las cadenas productivas de muchas empresas globales que venden al mercado más importante. Tenemos un acceso al crédito, a parques industriales de primera línea, energía a buen costo en zonas donde antes no había acceso a energía de buen costo.

Tengo la esperanza de que México crezca mucho más rápido de lo que venía creciendo en 2019, y crecimiento detona en el desarrollo de las personas y las familias, el crecimiento es importante y eso hace que la demanda por créditos automotrices, hipotecario o al consumo suba.

Detonar los proyectos de infraestructura, necesario para crecer más

¿Que falta en el país para crecer más?

El crecimiento no se va de cero a tres, es un proceso gradual, en el cual al detonar los proyectos de inversión, los beneficios del T-MEC, que esta actividad económica empiece a derramar recursos a la población eso hará que crezca, una vez que crezca, crecer de cero a uno, es más difícil que crecer de uno a dos, o de dos a tres.

Creemos que el hecho que empiece 2020 la economía a moverse, va a hacer que los años posteriores al 2020, el paso crezca y la rapidez de este crecimiento mejore. Estamos empezando en situaciones en las que hay ciertas industrias en la CDMX que están paralizadas, no tienen una aceleración importante como la construcción, se empieza a ver que la CDMX ya está abriendo construcciones y proyectos, y eso hace que se detone el crecimiento.

No solo es el gobierno federal, son los estatales, empresarios. Todos tenemos que trabajar para que haya crecimiento, el sistema financiero debe dar financiamiento, el gobierno local y municipal permisos de construcción, el federal invertir o dar recursos para proyectos de infraestructura, y hay proyectos que los gobiernos estatales deben de apoyar. Se empieza a mover una maquinaria que estuvo parada en 2019, pero una vez que se rompe esta inercia empieza la velocidad del crecimiento.

Que más confianza para un inversionista extranjero de poner una planta en México que el T-MEC. Hay un compromiso de respetar las leyes de proteger el medio ambiente, las leyes laborales, las leyes o propiedades intelectuales. El T-MEC da una pauta mucho mayor de lo que solo es quitar aranceles, es un

marco legal en el cual el país se está comprometiendo a muy largo plazo con socios comerciales de tener un estado de derecho que crea oportunidades de invertir, vender y exportar.

¿Ven riesgos que los inversionistas extranjeros sustituyan a los nacionales?

Vas a necesitar a todos, hay ciertos proyectos que por definición, tamaño, se necesita uno extranjero que invierta en algún proyecto. Lo veo como un complemento a los locales, un extranjero busca un socio local, conoce el lugar, reglamentación, forma de operar. El hecho que venga un extranjero, se asocie con un mexicano o con el gobierno.

México ofrece cosas únicas en el mercado y hay que venderlas y nosotros como banco nos toca venderlas, somos el banco más global, asiático, europeo, somos interlocutores de México en el mundo, el apetito por invertir en México es muy fuerte. Es una democracia, una economía estable, que tiene un bono demográfico muy fuerte, hay necesidades de seguir construyendo y la verdad México en términos de riesgo y beneficio es un gran lugar para invertir, en instrumentos de renta fija, en instrumentos directos, capitales de renta variable. México ofrece muchas cosas.

La administración sabe y está consciente que está la iniciativa privada y locales y extranjeros par ayudar a crecer al país. Si queremos reducir la desigualdad del país debe de crecer, no hay otra manera para evitar la desigualdad que creciendo el país.

Dentro del crecimiento puedes priorizar proyectos o priorizar programas sociales, depende ya de una política más allá que la economía, pero necesita crecimiento, y eso lo entiende el presidente y el gobierno.

Bienestar e inclusión, un tema a atender

¿Qué puede hacer la banca para lograr una mejor distribución de los ingresos y abatir los altos niveles de pobreza en México?

Una de las cosas que nos preocupa como banco es la inclusión financiera, cuando alguien tiene acceso a una cuenta bancaria puede ahorrar mucho más fácil, puede tener acceso al crédito, a productos financieros que le ayuda a mejorar su vida, aquí en HSBC estamos para ayudarle a la gente a conseguir lo que quiere. Queremos ayudar a la agente a prosperar, un banco que te quiere ayudar a prosperar te da acceso a cuentas bancarias, acceso a ahorro, financiamiento, seguros. Podemos ayudar a la población a mejorar su nivel de vida solo dando acceso a todos esos productos.

También queremos incorporar a parte de la población que ahorita no es parte del sistema bancario, que tiene que acceder a otros medios para adquirir financiamiento, que tiene que ir a otros proceso para hacer pagos o comprar mercancías. Cuando la gente es parte del sistema financiero mejora su vida por definición, queremos trabajar con la administración o con el Banco de México en temas como el CoDi.

CoDi es un mecanismo que realmente puede ayudar a las pequeñas empresas a vender mejor y más rápido, a manejar mejor sus inventarios. Si un pequeño negocio ingresa a CoDi empieza un círculo virtuoso en la cual puede probarle a los bancos que tiene ciertas ganancias, que puede tener acceso al crédito, ampliar operaciones o puede pagar las nóminas, y eso es un círculo que ayuda a todos en la población.

Hay un gobierno abierto al diálogo

¿Cómo es hoy la relación entre la banca y el gobierno?

De respeto, abierta, transparente en la que las prioridades de los dos lados se entiendes y no están encontradas, son iguales, todos quieren inclusión financiera, más competencia, más servicios y acceso al crédito, una sociedad y economía con menos efectivo y más medios electrónicos.

En México es caro operar, el uso de efectivo es tal que operar un banco es mucho más caro que en cualquier otro lado, transporte de valores, cajeros, y hay otros lugares donde si es más digital, la operación bancaria es más eficiente y barata.

Me ha tocado estar en varias administraciones entre el gobierno y la banca y yo la veo abierta, respetuosa, cooperando, la administración financiera de entendimiento en como opera la banca y que se necesita, y esas autoridades incluyen al Banco de México, que es de clase mundial, muy sofisticado, entiende la situación, su independencia es algo que valoramos los mexicanos y a nivel global, es una institución muy sólida y un ejemplo mundial de como manejar un banco central.

¿Cómo van los compromisos hechos en la convención bancaria pasada?

De remesas yo no sé, no es un negocio que hacemos, lo que si sé es que, gran parte de la comisión de la remesa no se paga en México, si no de dónde se envía, se paga gran parte en Estados Unidos y aquí se queda poco de la comisión.

En tema de comisiones bancarias, es importante ver que México es un país con alta competencia financiera, hay un mercado muy saludable de competencia financiera, entonces son 7 bancos los que manejan la mayoría de la operación pero que compiten y el cliente es sensible al costo, al servicio, y puede el cliente fácilmente cambiar.

Ahora hay programas de portabilidad de nómina, de hipoteca, se ha ido mejorando el marco legal para que al cliente le sea más fácil escoger su banco, eso es lo más efectivo que puedes hacer. El banco, lo que paga un cliente en México no es un mucho más alto que en otras economías, eso a pesar que México es mucho más caro operar.

Ahora todos los bancos estamos trabajando en simplificar las comisiones, no tener un gran número, consolidar, ser muy claros para que el cliente pueda decidir.

También mientras más se use la banca digital los costos van a ser menores, si usas banca digital las comisiones automáticamente se va a cero. Haces el banco y te ahorras un sin fin de cosas, si vas al cajero automático, sacas dinero y luego pagas servicio, cuesta la comisión del pago, porque cuesta, tiene un costo operativo.

Controlar las comisiones no ayuda a la competencia, a que los bancos inviertan en nuevos sistemas, nuevos cajeros y plataformas digitales. No solo se beneficia al consumidor.

México, lo más parecido a una economía asiática

En específico ¿HSBC Global cómo ve a México para el negocio bancario?

Cuando manejas un banco manejas un portafolio de negocio, y tienes que manejarlo en dónde te de mejor retorno, donde el crecimiento y el riesgo justifique la inversión, y México tiene muchas cosas muy atractivas. El banco tiene presencia sustantiva, que tiene un reconocimiento en el mercado, conoce al consumidor, y puede traer de su globalidad, ideas, sistemas o productos que son fácilmente adaptables a México y por eso hay una oportunidad de crecimiento.

Sabemos operar en México, hemos estado en situaciones complicadas, positivas, sabemos operar en México y seguiremos mejorando en sistemas, hacer más fácil la banca, o te das cuenta que la usas.

El país tiene un bono demográfico potencial, tenemos gente joven, dinámica, trabajadora, mejor adecuada. México tiene un gran mercado.

México es un país de Norte América, pero también asiático por encima de Latinoamérica. México la mayoría de su economía es manufactura, servicios, turismo, es una economía asiática en América y este banco es muy asiático y pacífico. Nos fundamos para el comercio internacional, pagos de moneda extranjera que van y vienen, es el ADN, y por eso es tan importante el banco. Tenemos clientes de empresas, corporativos, Pemex, el gobierno federal, y tenemos las ventajas competitivas.

¿Que esperar de la convención?

Es la oportunidad de platicar entre todos, en donde mostramos el análisis y el trabajo hecho en un año, es lo que hemos hecho en un año y a dónde vamos el siguiente año. Abordará temas profundos e importantes, y nos dará la oportunidad de los temas del último año.

Nos interesa CoDi, una banca digital mucho más fácil, una banca enfocada en el desarrollo sustentable del país, que sea más amigable con el medio ambiente, una relación más abierta y fácil con las autoridades y como reportamos ciertas cosas.

En contra de la ola de violencia

¿Cómo enfrentar la violencia que se tiene en el país?

Nos preocupa de sobre manera cualquier sufrimiento de nuestros colaboradores, clientes. Estamos atentos a como cooperar para disminuir esto, compartimos y somos víctimas también, como sociedad, trabajando todos juntos y exigiendo vamos a sacarlo adelante. En la agenda de todos nosotros es una prioridad, la seguridad, es primordial, estamos viendo todos los días como hacer las cosas mejor y disminuir los riesgos.

Como sociedad estamos exigiendo. Exigir es ser firme, sacar el tema siempre que se pueda y la responsabilidad que se tiene, como puedes ser tu más prudente, seguro, como se administran los riesgos, no solo exigir a un ente, si no a todos como sociedad que esto es inaceptable.

Últimas noticias