Indocumentados en EU pagan más impuestos que enormes firmas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 
Lunes 17 de febrero de 2020. Los migrantes indocumentados en Estados Unidos –la mitad de ellos mexicanos– pagan más impuestos en ese país que las firmas de servicios por Internet, petroleras, farmacéuticas y de telecomunicaciones. Incluso, que las industrias aeroespacial y militar, plantean un par de informes del Instituto de Fiscalidad y Política Económica (ITEP, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con estimaciones, los impuestos a consumo, propiedad y vivienda que se pagan a niveles estatal y local por trabajadores indocumentados suman 11 mil 700 millones de dólares al año, mientras las corporaciones más rentables en esa nación evaden 73 mil 900 millones. Algunas, como Amazon, Chevron, Delta Airlines, FedEx, General Motors, Netflix y Starbucks, obtienen devoluciones del erario estadunidense.

Todo, mientras el gobierno del presidente Donald Trump va a una segunda campaña electoral sin que se descarte la propuesta que hizo en 2017 de gravar las remesas para construir un muro en la frontera con México, mientras en ese año logró reducir la tasa fiscal corporativa de 35 a 21 por ciento para aplicarse a partir de 2018.

En ese contexto, las estimaciones del ITEP señalan que los trabajadores indocumentados, lejos de costar miles de millones de dólares al año, aportan un dólar a las tesorerías de ese país –sólo a escalas local y estatal– por ocho que se logran gravar los ingresos federales de las corporaciones de la economía más grande del mundo.

De hecho, los migrantes, según una estimación de 2014, estarían pagando una tasa efectiva –la porción de sus ingresos que van a impuestos– de 8 por ciento, mientras el uno por ciento más rico de los contribuyentes en Estados Unidos sólo tributa 5.4, compara el ITEP.

Ello, mientras las empresas en el primer año bajo la reforma de Trump lograron evadir casi la mitad del 21 por ciento que establece la ley al tributar, en promedio, 11.3.

En ese 2018, entre las 500 empresas más importantes listadas por la revista Fortune, 379 tuvieron ganancias que sumaron 765 mil 688 millones de dólares, cifra que equivale al menos a 60 por ciento del producto interno bruto mexicano y pagaron en impuestos 86 mil 243 millones entre todas.

Por tipo, las industrias aeroespacial y militar cumplieron con 2 mil 874 millones de dólares; petrolera, gas y ductos, mil 628 millones; alimentos, bebidas y tabaco, 3 mil 369 millones; farmacéutica, 5 mil 615, y telecomunicaciones, 6 mil 972 millones. Todas por debajo de lo que retribuyen los indocumentados para no tener derechos como residentes ni como trabajadores.

Se necesitaría, incluso, sumar lo que aportan telecomunicaciones y farmacéuticas para hacer un par con lo que pagan los trabajadores que no cuentan con residencia legal, pero también hay firmas que reciben saldos en favor. Por ejemplo, Amazon.com obtuvo uno por 129 millones de dólares, según el ITEP, mientras Netflix recibió 22 millones.

En ese contexto, el instituto subrayó que dar reconocimiento legal a los trabajadores indocumentados equivaldría a elevar la recaudación estatal y local en 2 mil 180 millones de dólares cada año y la tasa efectiva de impuestos de todo el país subiría a 8.6 por ciento. No obstante, la administración actual apela a un periodo para gravar las remesas a México y otro por hacerlo hacia Guatemala.

La firma Deloitte exhibió en una nota de análisis que los migrantes envían a sus países, en promedio, 10 por ciento de sus ingresos y aplicar una medida de ese tipo implicaría dar estatus legal a dichos recursos y, por ende, al trabajo mediante el que se obtiene.

Esta legitimación, a su vez, nos llevaría a una legalización del empleo, la cual implicaría el establecimiento de derechos laborales para esos trabajadores, quienes hoy viven en la ilegalidad, apuntó.

 

Últimas noticias