En 2019, primera caída económica en una década, confirma Inegi

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La economía mexicana registró su primer resultado negativo en una década, confirmó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El producto interno bruto (PIB) del año pasado se contrajo 0.1 por ciento respecto a 2018, como resultado de una contracción en el sector industrial y un bajo crecimiento en los servicios.

Así, a un mes de terminado el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la actividad económica resultó por debajo de cero, lejos de la promesa de crecimiento en 2 por ciento que todavía en agosto pasado pronosticaba el mandatario.

Esta es la primera caída económica desde el 5.3 por ciento negativo que se registró en 2009, en el marco de la crisis financiera global. 

El crecimiento en ceros no sólo por debajo de las expectativas del gobierno federal, también es el más bajo de los últimos tres inicios de sexenio.

Es común que el cambio de gobierno implique una desaceleración del PIB. Con Vicente Fox la economía se contrajo 0.4 por ciento, pero con Felipe Calderón creció 2.3 por ciento y con Enrique Peña Nieto 1.4 por ciento.

Por actividades económicas, en 2019 las actividades primarias --que engloban ganadería, pesca y agricultura- crecieron 2.1 por ciento, las industrias restaron 1.7 por ciento, mientras los servicios –que agrupan 64 por ciento de la economía- crecieron 0.5 por ciento.

Lo publicado por Inegi varió ligeramente por debajo de lo que organismos internacionales y el mercado pronosticaron. A lo largo del año las previsiones, que iniciaron entre 2.5 y 2 por ciento, avanzaron en picada.

El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Caepal, gencia de Naciones Unidas), en sus últimos estimados reportan cero, mientras la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos tiene el pronóstico de 0.2 por ciento.

Entre organismos del Estado, el Banco de México inició 2019 con un rango estimado de 1.7 a 2.7 por ciento, que redujo al actual -0.2 y 0.2 por ciento.

Hasta ahora el pronóstico más alto y errado es el de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que inició con un promedio de 2 por ciento, y en la última estimación se ancla en 0.9 por ciento.

La publicación de este jueves viene precedida por un reducción de gasto público en 2019. Adicional a ello, los recursos restantes fueron subejercidos la mayor parte del año. También se sumó caída en la inversión y la desaceleración en la creación de empleo formal.

Desde el discurso presidencial, López Obrador hizo su última referencia amplia al dato duro del PIB el 31 de julio pasado, cuando se publicaron las cifras oportunas para el segundo trimestre del año. “No les funcionó su pronóstico a los expertos”, se congratuló el mandatario por un crecimiento de 0.1 por ciento. Semanas después, el dato fue revisado a cero por el Inegi.

No obstante, previo al dato, los secretarios de Hacienda, Arturo Herrera y de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, anunciaron un programa de 485 mil millones de pesos para darle “un empujoncito” a la economía.

Un mes más tarde, frente al resultado cero, el presidente argumentó que su política económica está basada más en el desarrollo que en el crecimiento.

El pasado miércoles 29 de enero, un día antes de que el Inegi exhibiera el estancamiento de la economía y luego de 14 meses del cambio de gobierno, se anunció la creación de un “Gabinete para el Crecimiento Económico”, que estará bajo la coordinación de Alfonso Romo, quien pasó de empresario a jefe de la oficina de Presidencia.

Al hablar de su encomienda, Romo resumió “en pocas palabras (el presidente) nos dijo: sin crecimiento no hay nada qué ofrecerles a los 50 millones de pobres”.

En los datos por trimestre, de octubre a diciembre la economía no creció frente al periodo julio a septiembre. Se redujeron en 0.9 por ciento las actividades primarias, en uno por ciento lo hicieron las secundarias, mientras los servicios avanzaron 0.3 por ciento.

La variación anual --respecto de los últimos tres meses de 2018- el PIB restó 0.3 por ciento. A a su interior las actividades primarias crecieron 1.9 por ciento, los servicios 0.1 por ciento y las industrias se contrajeron 0.5 por cieno.

Las cifras que da a conocer este 30 de enero son preliminares y podrían cambiar en la revisión del próximo 25, detalló el Inegi.

Últimas noticias