Advierte S&P riesgo de bajar inversión de cementeras mexicanas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. No se prevén señales de recuperación en las ventas de cemento en México, pese a “tocar fondo” el año pasado con una caída en torno al 10 por ciento, advirtió Standard & Poor’s (S&P) en un reporte a inversionistas. Con ello advierte el riesgo de bajar el grado de inversión a las principales cementeras mexicanas, entre ellas Cemex.

La calificadora espera un crecimiento cero o incluso que se registre una ligera contracción en 2020 para ese sector. “Este sería el desempeño más débil en dos años consecutivos, en la última década”, exhibió. Ello en un entorno con “débil actividad económica y un panorama político incierto”.

Explicó que el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado que se presentó el año pasado “es un paso hacia delante en la recuperación de la construcción en México”, pero al final resulta insuficiente. Las inversiones que se alistan en él --por hasta 160 mil millones de pesos en 2020- no alcanza ni uno por ciento del producto interno bruto (PIB).

Una mejor perspectiva, depende de la “capacidad del gobierno para restablecer la confianza de los inversionistas e impulsar el consumo, así como para avanzar con una política de vivienda más decisiva e implementar el Plan Nacional de Infraestructura (que aún no se ha presentado”, abundó.

Y es que como antecedente se contrajo la demanda de cemento desde finales de 2018 y la detonaron diversos factores internos. Entre ellos, la cancelación del proyecto del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco y “débiles condiciones económicas” que llevaron el crecimiento del producto interno bruto (PIB) cerca de cero por ciento en 2019.

Además, una caída en la construcción de nuevas viviendas debido a la reducción del subsidio federal, así como el menor número de adjudicaciones al sistema nacional carretero, y la suspensión parcial de varios proyectos de construcción comercial y residencial en la Ciudad de México, contribuyeron a las condiciones de estancamiento.

La firma de riesgo ejemplificó que la desaceleración en la demanda de esta industria es ya un factor que se asocia a toda nueva administración. Una tendencia negativa similar a la actual se dio en 2013, cuando iniciaba el sexenio de una nueva administración y se restringió el gasto público.

Todo ello tendrá efecto en las principales cementeras mexicanas a las que califica S&P, dado la menor demanda que afecta su margen de operación, abundó la firma.

Para Cemex que tiene 46 por ciento del mercado se advierte una baja en la nota crediticia si “prevalecen las condiciones económicas lentas en sus principales mercados” e incrementa el financiamiento; Elementia que “afronta el riesgo más alto de una potencial baja de calificación” y fue puesta en revisión especial con implicaciones negativas y a Grupo Cementos de Chihuahua que según la firma estadounidense, tiene menor riesgo.

Últimas noticias