Alza salarial y menor gasto público, detrás de reducción de empleo

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Miércoles 15 de enero de 2020. En 2019 la creación de empleo formal en México reportó su peor nivel desde 2009, año en el que el mundo se vio envuelto en una profunda crisis financiera. La razón del actual bajo dinamismo, afirman especialistas, tiene dos elementos visibles: el débil crecimiento económico, que provocó un menor gasto en inversión y el aumento al salario mínimo.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, los empleos creados durante 2019 sumaron 342 mil 77, prácticamente la mitad de los 660 mil 910 de 2018. La cifra es la más reducida en una década, sólo por encima de los 171 mil que se perdieron en 2009.

Para Arturo Huerta González, profesor-investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, la política de austeridad fiscal impulsada por el gobierno y las altas tasas de interés que cuidan una baja inflación han provocado el estancamiento económico, que se refleja en una menor creación de empleos.

Hay quien asegura que la disminución de la creación de empleos se debe al alza al salario mínimo, pero de 1976 a la fecha los ingresos han caído y el trabajo no ha aumentado. Entonces, ese es un argumento neoliberal. La mayor contracción del empleo se dio en el sector de la construcción, a consecuencia de la reducción de la inversión pública, explicó el catedrático.

Como parte de una política para regresar el poder adquisitivo del salario mínimo, en 2019 el gobierno aprobó un aumento de 16 por ciento, al pasar de 88.36 a 102.68 pesos. Mientras, para este 2020, el alza fue de 20 por ciento, al avanzar a 123.

Según especialistas, una de las consecuencias del incremento al minisalario es el efecto faro, es decir, que con el tiempo se refleja en los trabajadores que ganan más del mínimo.

A raíz de eso, durante 2019 el aumento promedio a los salarios contractuales (los que negocian los sindicatos) se mantuvo por arriba de la inflación, sumando 14 meses de recuperación.

En un reporte de ayer, Citibanamex señaló que la menor creación de empleo podría estar relacionada, en parte, con el incremento significativo a los salarios.

 Aplazar contrataciones

Más tarde, en entrevista con La Jornada, Lucía Cárdenas, directora de estudios económicos de Citibanamex, dijo que, claramente, los aumentos que se han dado a los salarios en meses recientes pueden generar que las empresas posterguen sus decisiones de contratar más personal o mano de obra. Incluso, apuntó, que opten por no emplear a nadie más.

No obstante, aclaró que el principal factor que está detrás de la menor creación de empleo es el bajo dinamismo económico que vive el país.

Lo atribuimos a la desaceleración económica, porque el mercado laboral está estrechamente ligado a ella, lo cual significa que es uno de los primeros sectores que ven reflejados los cambios. Al haber crecimiento bajo, en ciertos segmentos, como construcción, minería o manufactura, hay destrucción de empleo, y es justamente lo que ha sucedido.

En la minuta más reciente sobre la reunión de política monetaria, algunos integrantes de la junta de gobierno del Banco de México consideraron que la evolución que tuvo el mercado laboral durante 2019 es producto de la debilidad de la economía, pero otros señalaron que también es reflejo de la trayectoria de los salarios.

Hay información que sugiere que la política salarial ha comenzado a inhibir la generación de empleos formales, lo que también puede debilitar la actividad económica. Tales distorsiones se verán acentuadas como resultado del aumento al salario mínimo de 20 por ciento a partir de 2020, el mayor registrado en los últimos 44 años, expresó uno de los miembros del banco central.

Últimas noticias