Alza al minisalario, la transformación de la 4T: Bank of America

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Los aumentos al salario mínimo que ha impulsado la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador es la transformación por la que los mexicanos votaron el pasado 1 de julio de 2018, aseguró Carlos Capistrán, economista en jefe para México y Canadá de Bank of America Securities.

Expuso que si bien la creación de empleos formales registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se desaceleró en 2019, los salarios de los trabajadores mexicanos van al alza.

“Al interior, la masa salarial es la generación de empleos y los salarios. Lo que ha habido es un cambio fundamental y creo es la mejor forma de ver la cuarta transformación, porque la 4T sí es una transformación, o sea la parte de la T, porque esa masa salarial antes venía de una creación de empleos formal como de 4.5 por ciento real, pero salarios reales que prácticamente no crecían”, afirmó en conferencia de prensa.

A finales de 2018 el gobierno anunció un incremento de 88.36 a 102.68 pesos al salario de los trabajadores mexicanos que entró en vigor en 2019. Después, en diciembre de ese año, anunció uno nuevo a 123.22 pesos diarios. Ambos representan un incremento de 30 por ciento, sin incluir la zona fronteriza.

“Eso es parte de un reflejo de que México votó por esto, una promesa de campaña esbozada subir los salarios y los salarios reales están subiendo, entonces está cumpliendo, es parte de lo que México pidió”, expresó Carlos Capistrán.

Manifestó que en el último año y medio la creación de empleo formal ronda entre 1.2 y 1.3 por ciento, mientras que el salario real crece a un ritmo de 3 por ciento, “entonces la masa salarial sigue creciendo como 4.5 por ciento pero la composición es muy distinta, es menor creación de empleo pero esos empleos son mejor remunerados en la parte baja”.

No obstante, precisó el economista de BofA, el costo del incremento real del salario se traduce en una menor cantidad de empleos formales.

El pasado domingo, el IMSS dio a conocer que a lo largo de 2019 se crearon 342 mil 77 empleos formales, caída de 48 por ciento ante los 660 mil 910 registrados en todo 2018, lo que significó la cifra más baja desde 2009.

A tal fenómeno, detalló Capistrán, el reto de la administración pública es “dar la vuelta” a la desaceleración en la creación de empleos formales ante el IMSS.

“Si no, el riesgo que tienes es que los salarios sigan creciendo a nivel de 3 por ciento pero la creación de empleo caiga y eventualmente no haya empleos formales por todas las cosas negativas que se tienen”, advirtió.

Así, detalló Capistrán, el modelo que se hizo en gobiernos anteriores -basado en salarios que no aumentaban- se ancló la inflación, y lo que plantea la actual administración es incrementar la productividad.

“Está cumpliendo (el gobierno) esa primera parte, pero ahora lo que hay que hacer es hacerlo sostenible y hay retos para hacerlo. Para eso ha ayudado que el Banco de México mantenga las tasas muy altas. Entonces estos aumentos en salario no se reflejan en inflación”, mencionó.

Carlos Capistrán sentenció: “Desde el punto de vista económico donde más claro se ve que esto sí ha sido una transformación, yo lo veo muy claro, salarios mínimos, salarios reales crecimiento cero por años y de repente ahora claramente crecen, a costa un poco de la creación de empleo formal”.

Últimas noticias