Acciones de Aleatica, antes OHL, crecen 18.23%

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Las acciones de Aleatica –antes OHL- crecieron 18.23 por ciento desde que la empresa cotiza en el mercado mexicano. Sin embargo, entre los negocios de la constructora, el Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT) representa un activo que se ha deteriorado desde que se le otorgó una concesión por 50 años durante el paso de Enrique Peña Nieto por el gobierno del Estado de México.

En el tercer trimestre de 2019 –datos más recientes reportados por la firma- se desplomó 17.7 por ciento la utilidad de la Administradora Mexiquense del Aeropuerto Internacional de Toluca (AMAIT), respecto al mismo periodo de 2018. Las cifras completas para el año se esperan esta semana, pero en el acumulado de enero a septiembre, la pérdida para Aleatica en este negocio es de 61.2 por ciento anual.

A un paso de que este enero el gobierno federal concrete la compra del 49 por ciento de las acciones de Toluca –en poder de Aleatica- para su Sistema Aeroportuario Metropolitano, la firma negocia con acusaciones de financiar la campaña negra contra el presidente Andrés Manuel López Obrador durante las pasadas elecciones y beneficiarse –sin concesión- de una vía federal en el Viaducto Bicentenario, entre otros casos de presunta corrupción.

Toluca fue dirigido a un “fracaso deliberado” como parte de la promoción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México que beneficiaría el tránsito de otra concesión de Aleatica, el Circuito Exterior Mexiquense, asegura el abogado Paulo Díez Gargari, quien ha dado seguimiento a los contratos que gobiernos del Estado de México dieron a la firma.

De acuerdo con cifras oficiales, sólo tres años se apostó por el aeropuerto de Toluca, que luego de 2008 no se ha recuperado. En el acumulado de enero a septiembre del año pasado incrementó en 6.3 por ciento el número de pasajeros frente a 2018, pero han caído en 17.2 por ciento las operaciones comerciales y en 14.4 por ciento los ingresos aeroportuarios por pasajero.

El negocio de Aleatica se encuentra lejos del AIT. En los primeros nueve meses de 2019, el tráfico medio diario cayó en cinco de siete carreteras concesionadas, pero en todos los casos ha incrementado la cuota media por vehículo, hasta en 11.1 por ciento, como es el caso de la Autopista Amozoc-Perote. En total hay un aumento de 8.5 por ciento en ingresos por peaje, frente a una merma de 2.1 por ciento en los ingresos generales de la empresa.

“¿Qué nos quiere vender Aleatica?, ¿sus pérdidas?”, cuestiona el Díez Gargari y sostiene que el valor del AIT es el de “carta de cambio para tratar de negociar impunidad en otros negocios”.
El litigante detalla que de cara a la transacción difundida en agosto pasado, la empresa está en desventaja para negociar. “Si el gobierno federal se los compra en cero pesos, ellos (Aleatica) van a vender porque van a tratar de no tener repercusiones por todos sus otros actos criminales”.

De acuerdo con la carta de intención que en agosto pasado firmaron Aleatica y el gobierno federal, se realizarían una serie de auditorías a la AMAIT para concretar la venta del 49 por ciento de las acciones de la empresa. Díez Gargari subraya la necesidad de se transparente el documento completo, inversión y método para valuar por ser una nueva inyección de recursos federales a la constructora. La Jornada pidió información al respecto a las vocerías del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Hasta el momento no han dado respuesta. 

En respuesta a una consulta hecha el 11 de enero, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México explicó que las auditorías que se pactaron como parte de la compra de las acciones de la AMAIT “no son públicas” porque no se ha cerrado la negociación.  

Tags

OHL Aleatica

Últimas noticias