Sólo habrá un voto por sector para decidir nuevo etiquetado: EPC

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Tras recibir 784 comentarios en los dos meses que duró la consulta pública sobre un nuevo etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas de la norma oficial mexicana 051 (NOM-051), la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) inició esta semana reuniones con el grupo de trabajo conformado por representantes del sector privado, organismos internacionales, academia y organismos de la sociedad civil.

Las sesiones durarán casi hasta que termine enero y posteriormente las autoridades deberán determinar cómo quedará el nuevo etiquetado, indicó Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor (EPC), una de las organizaciones que impulsa el etiquetado frontal con sellos negros que adviertan sobre el alto contenido de azúcares, calorías, sodio y grasas en los alimentos y bebidas industrializadas.

Aseveró que la industria ha estado “sobrerrepresentada” tanto en la consulta pública como en las discusiones ya que los argumentos de las grandes compañías del sector han sido replicados prácticamente “como un machote” por asociaciones y pequeñas empresas.

“Salió a la luz, por ejemplo, que Nestlé y Jumex pidieron a todos su proveedores que enviaran cartas a la consulta y muchas de ellas fueron copy and paste”, comentó. Además, son más los representantes del sector privado que de la academia o de los organismos no gubernamentales los que lograron inscribirse a las reuniones que ya comenzaron en la Comener, organismo que dependen de la Secretaría de Economía (SE) y lo atribuyó al desconocimiento o falta de experiencia que éstos últimos sobre el proceso ya que en otros sexenios no fueron tomados en cuenta.

Sólo un voto por sector

Aún así, Calvillo señaló que aunque todos tienen derechos de emitir su opinión, al final sólo se tomará un voto por cada sector, es decir, uno por la industria y no por cada una de las compañías o cámaras empresariales que participen. También habrá un voto por el sector comercio, otro por gobierno, uno más por la academia y otro de las organizaciones sociales o civiles.

Por ello, el director de EPC descartó que la preponderancia de opiniones empresariales contra las modificaciones al etiquetado frontal se impongan y mayoriteen las otras posturas, como la que impulsa la Alianza por la Salud Alimentaria, en la que también participa su organización.

Destacó que a diferencia de sexenios anteriores, en el gobierno actual han notado un cambio porque los intereses del sector privado no prevalecen en la visión oficial. “Yo veo a este gobierno muy encaminado a hacerlo de otra manera, porque antes las grandes corporaciones tenían capturadas completamente a las secretarías de Salud y Economía, e hicieron el etiquetado como quisieron, con la Cofepris a su servicio, desoyendo las recomendaciones de diversos organismos internacionales”.

Celebra seminario de la OCDE sobre obesidad que se realiza este miércoles en la SE

Alejandro Calvillo elogió que este miércoles José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), encabece en la Secretaría de Economía un seminario sobre los efectos que el sobrepeso, obesidad y diabetes tienen sobre la competitividad de México.

La OCDE y Gurría, dijo, han insistido desde hace varios años que una población que cada vez a menor edad padece esas enfermedades afecta la productividad, eleva los costos del sistema de salud pública y colpasa las finanzas familiares.

De la misma manera lo han hecho las organizaciones Mundial de la Salud (OMS) y la Panamericana de la Salud (OPS), el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) o la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), sin que las autoridades mexicanas les hayan hecho caso hasta ahora.

Con 5 o 10% de lo que la industria alimentaria gasta en publicidad y cabildeos cambiaríamos hábitos de los mexicanos”

Remarcó que los lineamientos que EPC propone para el etiquetado con sellos negros se basa en indicaciones de dichos organismos y frente a las críticas que el dirigente de la Concamin, Francisco Cervantes, ha hecho sobre la campaña lanzada por la Alianza de la Salud Alimentaria en torno a cómo la financian, precisó que han recibido donaciones de organismos internacionales como Bloomberg Philanthropies, considerada una de las fundaciones más importantes en salud pública del mundo.

Calvillo no precisó cuánto dinero han recibido para los anuncios que hasta ahora difunden por radio, redes sociales y mediante espectaculares, pero ponderó que se trata apenas de una “mini-mini-mini-campaña” comparada con los miles de millones de pesos que gasta la industria en publicidad de sus productos y en cabildear leyes o normas a su favor, de tal manera que, dijo, “si nos dieran 5 o 10 por ciento de todo lo que gastan cambiaríamos los hábitos alimenticios de la población mexicana”.

Últimas noticias