LA necesita políticas de crecimiento económico: BBVA Research

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La desigualdad social en latinoamérica ha elevado los índices de descontento por parte de los habitantes de diferentes regiones, por lo que los gobiernos de la zona no solamente deben preocuparse por crear políticas para erradicar dicho fenómeno, sino que deben crear reformas para aumentar el crecimiento económico y con ello lograr mejores niveles de bienestar, señala un análisis de BBVA Research, área de investigación del banco BBVA.

Según el análisis titulado América Latina en su laberinto, elaborado por Enestor Dos Santos, economista principal para Latinoamérica de BBVA Research, en los últimos meses, diferentes partes del continente han tenido una ola de protestas, y el aumento del malestar social ha generado manifestaciones masivas en diversos países.

“Hay muchos motivos, y varían según el país, pero la mayoría de los analistas parece estar de acuerdo en incluir entre ellos la falta de conexión entre los partidos políticos y la ciudadanía, las expectativas crecientes de las nuevas clases medias, la baja calidad de los servicios públicos y, principalmente, la elevada desigualdad económica”, dijo.

Aunque el malestar social es uno de los motivos que explican los movimientos sociales, no puede pasar desapercibido el hecho de que estas surgen en medio de un entorno de bajo dinamismo y desaceleración económica, comentó.

“El PIB latinoamericano se ha expandido a un ritmo medio anual de menos de 1 por ciento desde 2014, en contraste con la expansión de 4 por ciento al año registrada entre 2004 y 2013. Asimismo, las protestas fueron más escasas y menos significativas durante los años de crecimiento elevado, a pesar de que la desigualdad fuera entonces más alta que ahora”, explicó el especialista.

Uno de los motivos que pudieron haber causado menos descontento social en tiempos de crecimiento al alza, precisó el analista de BBVA Research se debe a que las expectativas de la población se cumplían de forma gradual, mencionó.

“Para reducir el malestar social y mejorar la calidad de vida de la población, los gobiernos en Latinoamérica deben, por lo tanto, poner en marcha no solo reformas para reducir la desigualdad, sino también políticas para aumentar el crecimiento”, detalló Dos Santos.

Según el analista, los términos desigualdad y crecimiento no están peleados el uno por el otro, pues está demostrado que con mejores índices de crecimiento en la región, el descontento social por parte de los habitantes es menor, mencionó.

“Políticas que reduzcan la informalidad, aumenten la productividad y mejoren la eficiencia del gasto fiscal y social, estando bien diseñadas, generarán un efecto positivo tanto en el crecimiento como en la distribución de los ingresos”, dijo.

Así, manifestó, las protestas en Latinoamérica tienen la posibilidad de incrementar la incertidumbre sobre el futuro en esa parte del continente y existe el riesgo de que originen disrupciones políticas y económicas, aclaró.

No obstante, aclaró, representan una oportunidad para que se adopten medidas que mejoren la institucionalidad democrática, reduzcan las disparidades económicas y sociales, y promuevan el dinamismo económico, agregó.


Últimas noticias