Industria vitivinícola se opone a impuesto a bebidas alcohólicas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El Consejo Mexicano Vitivinícola (CMV) manifestó su oposición al impuesto de 4.5 por ciento al precio de venta final en bebidas alcohólicas que se pretende aplicar en Oaxaca, Guanajuato y Ciudad de México.

El sector agrícola, productores y consumidores se verían gravemente afectados poniendo a la industria mexicana en una situación de desventaja respecto a los grandes países productores de vino mundial, que en muchas ocasiones privilegian el volumen y la cantidad, más allá de la calidad del producto, dijo Hans Backhoff Guerrero, presidente del Consejo en un comunicado difundido este jueves.

En el caso de la Ciudad de México, el gobierno local pretende un impuesto a la venta final de bebidas alcohólicas con la finalidad de desalentar su consumo.

Backhoff Guerrero indicó que el 46 por ciento del precio de una botella de vino mexicano corresponde a impuestos, por lo que una medida similar “hará nuestro producto menos accesible para el consumidor, afectando a la cadena de valor que genera nuestra industria y la cual produce alrededor de 6 mil empleos directos”.

El CMV expresó su preocupación al gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez, a través de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y a Andrés Tapia, coordinador de la Comisión de Fomento a la Industria Vitivinícola.

Según el organismo privado, la producción de uva ha cobrado gran relevancia en el consumo mexicano en los recientes 10 años y en México se destina poco más de 30 mil hectáreas para este tipo de cultivo. Las áreas de cultivo están en 14 estados de la República con cinco vocaciones distintas: uva de mesa, uva de vino, uva pasa, uva de brandy y uva para jugos y concentrados.

El vino es considerado un complemento alimenticio a escala internacional, más allá de una bebida alcohólica, dijo el directivo del CMV.

Explicó que el aumento de impuestos y recorte de presupuesto solo beneficia a unos cuantos y arrastraría problemas que van desde la introducción de productos no certificados al mercado negro hasta afectaciones de salud. El consumo responsable del vino tiene beneficios cardiovasculares y es bueno para reducir el colesterol, apuntó Backhoff Guerrero.

Indicó que uno de los objetivos principales de la industria vitivinícola mexicana consiste en incrementar la producción de uva y vino nacional, e impulsar su promoción en todo el mundo.

Alberto Curis García, secretario Ejecutivo del CMV, llamó a las autoridades para revertir la medida y continuar impulsando a la industria nacional, la cual está en su mejor momento, y apoyar a los agricultores.

Últimas noticias