Proyectos del gobierno precisan “reglas claras”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 
Martes 19 de noviembre de 2019.  La llegada del nuevo gobierno ha dado un giro en la manera de ver las cosas y en la forma de gobernar, con métodos no tradicionales, pero con una comunicación entre todos los sectores, afirma Patricio Diez de Bonilla, director general de Compartamos Banco.

Aunque hay un trabajo constante con las autoridades, para que el país detone en mejores niveles de crecimiento es necesario que “haya reglas claras”, sobre todo en los proyectos de infraestructura, en las vías de inversión, en mantener el estado de derecho y tener claridad sobre todos los planes de la actual administración, dice en entrevista.

El joven banquero, refiere que en materia bancaria, la desaceleración económica tiene efectos sobre el negocio que representa, sin embargo, las instituciones se preparan para poder hacer frente a dicho proceso, de la mano de mejores servicios, y sobre todo de las nuevas tecnologías.

Indica que pese al entorno económico mundial, que refleja menores niveles de crecimiento, la industria bancaria cuenta con sólidos fundamentos y con el capital necesario para seguir teniendo fuertes niveles de crecimiento, incluso, para apuntar a dobles dígitos aun cuando el desarrollo va a la baja.

Diez de Bonilla, quien entró al negocio bancario desde 1997 y 20 años después ocupó el cargo de director general de Compartamos, precisa que el sector que atiende esta institución, principalmente de medianos ingresos y comunidades rurales, aun sigue demandando crédito, impulsado principalmente por temas coyunturales, como las fiestas del mes de diciembre.

El banquero de 44 años, quien también gusta por correr en sus tiempos libres, prevé que en 2020 el banco no solamente se enfocará en el negocio tradicional, también impulsará su red de corresponsales bancarios llamado Yastas, y seguirá educando a la población rural para tener acceso a la tecnología, como es el caso de CoDi (Cobro Digital).

¿Cómo ve Compartamos el cambio de gobierno a casi un año de la transición?

“Es un cambio de forma de ver las cosas, busca atender de una manera distinta los problemas sociales que existen en el país, con métodos no tradicionales o que no se habían seguido en administraciones pasadas. La realidad es que lo que hemos encontrado son canales de comunicación constantes, con la Secretaría de Hacienda, el Banco de México, hemos estado en Palacio Nacional platicando, y nos ha expresado (Andrés Manuel López Obrador) sus prioridades, la necesidad de colaboración entre el gobierno y la banca para el desarrollo de los proyectos de infraestructura que requiere el país.

Estos primeros 12 meses han sido de un trabajo constante de entender cuales van a ser esos canales de comunicación y como y con quien debemos tenerlos para que seamos efectivos. Aquí hemos estado en comunicación con los reguladores y banca de desarrollo y vemos que habla mucho esta administración que la banca debe incluir financieramente a más mexicanos, que debe de ser una banca con un enfoque social, que tiene que estar cerca de los clientes y los mexicanos más necesitados.

Tenemos que alinear las expectativas del gobierno y las necesidades de la banca y tratar de tener un impacto para atender los problemas sociales que aquejan al país. Hay que tener un entendimiento de como juegan en el legislativo, como en el ejecutivo, como será el tema en el poder judicial, que normas cambiarán”.

¿Qué necesita el país para que haya más crecimiento?

“Tiene que haber normas claras, debe de haber confianza, tiene que haber estado de derecho, proyectos de infraestructura que sean sostenibles en el tiempo, para que estos proyectos de infraestructura que se requieren, pues exista un apetito para ser desarrollados no solo con recursos federales, estos son finitos, sino con la colaboración de la industria privada.

Para que la industria privada invierta con financiamiento de la banca tiene que haber normas claras, tiene que haber confianza en los sectores, tiene que haber confianza en los proyectos, modelos de negocio que sean sustentables, y son de las discusiones que estamos teniendo a nivel país, cuales son los proyectos a los que el gobierno desea apostarle, se ha hablado del aeropuerto, refinería, trenes, de varios proyectos.

Hay que entender, se han tratado de licitar algunos, si no llega a haber apetito de la industria privada, hay que encontrar el porque los empresarios, la banca no están decidiendo entrar a esto, hay que revisarlo a detalle. En la medida que estén claros los proyectos, claras las condiciones y que sean sustentables, habrá apetito, recursos e interesados en desarrollarlos a corto, mediano y largo plazo”.

El país está en desaceleración ¿cómo hacen para ser resilientes en el negocio bancario?

“Atendemos a segmentos de clase media o media baja. Nuestros clientes son microempresarios, tienen una actividad productiva muy básica, se dedican al comercio de comida, ropa, bienes de necesidad básica. La demanda por este tipo de productos y servicios suele ser tentativamente estable independientemente del ciclo económico. Hemos pasado en diversas situaciones en donde la economía en 2009 se contrajo 6 por ciento y nosotros logramos crecer a doble dígito.

Esperamos o estamos viendo este año sí, algunos ajustes, pero nuestros clientes son microempresarios, entonces ellos ajustan el tamaño del crédito que solicitan dependiendo de la demanda que esperan por sus productos. Hemos visto que los saldos promedio de créditos que solicitan, en la renovación suelen ser menores, los ajustan por los productos.

Pero durante el año, los clientes cambian de actividad, a principio de año venden cosas de Reyes Magos, en Semana Santa se adaptan, en regreso a clase cambia el tipo de demanda, y lo mismo el cierre del año, por condiciones como el día de muertos o navidad, la actividad es más dinámica, entonces la solicitud de crédito suele ser mayor y eso es un poco lo que esperamos para el cierre de año, un crecimiento de portafolio de 17 por ciento en Gentera –controlador de Compartamos Banco--.

Seguimos pensando que a pesar de la desaceleración, existe una necesidad de crédito insatisfecha que jugadores regulados, como nosotros, buscaremos servir de forma adecuada. Sigue un reto en el país por inclusión financiera, entonces el mercado sigue siendo grande”.

¿Cómo hace la banca para no quedarse con el capital?

“Ya pasamos por momentos en que estuvimos en situaciones de estrés. Hemos tratado de consolidar los modelos de negocio. Contamos con el dinero de los ahorradores, donde la gente confía. Durante este periodo de desaceleración, en que las expectativas de crecimiento se han reducido, la banca tiene que ser bien prudente en los criterios de originación para evitar que recursos canalizados a diferentes proyectos de inversión puedan ser bien administrados.

En procesos de desaceleración, la banca debe ser sumamente cuidadosa, prudente para esos niveles de capitalización que tenemos, que nos mantengamos así. Tenemos un índice de capitalización –los bancos-- de entre 15 y 16 por ciento”.

¿Es viable seguir pensando en crecer por encima de la economía este 2019?

Seguimos pensando que este año vamos a crecer 17 por ciento, y el siguiente a doble dígito, puede ser lograble, pese a la desaceleración, hay que ver de que tamaño se sigue materializando esta contracción. Pensamos que en México hay una oportunidad que tenemos que atender, y tenemos la capacidad para estar con nuestros clientes en momentos como este”.

¿Cómo avanza la regulación diferenciada?

“Luis Niño de Rivera, el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) ha hecho un gran esfuerzo por rescatar las inquietudes de los diferentes grupos de bancos, hemos trabajado por entender como esta regulación puede ser implementada. Hemos rebotado ideas porque en otras partes del mundo esto puede ser bien segmentado… Buscamos que esta regulación no te ponga en ventaja o desventaja en el otorgamiento de crédito... Esperamos tener una primera parte antes que termine este año”.

 

Últimas noticias