Industria acumula 12 meses de retroceso

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Martes 12 de noviembre de 2019. La producción industrial hiló en septiembre 12 meses de caídas a tasa anual, arrastrada por el sector de la minería y la construcción, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El indicador mensual de la actividad industrial (IMAI) cayó 2 por ciento respecto al mismo mes de 2018; frente a agosto de este año se mantuvo estancado.

Como resultado, es probable que la actividad industrial haya iniciado el cuarto trimestre de 2019 con debilidad, mientras seguimos preocupados por el desempeño de la construcción, en un contexto en el que la confianza empresarial sigue deprimida, advirtieron analista financieros de Banorte; todo, a pesar de esfuerzos del gobierno federal por reactivar el gasto.

La industria aporta poco más de una cuarta parte del producto interno bruto.

Por sectores, la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final elevó su producción interanual en 3.2 por ciento y las industrias manufactureras en 0.1 por ciento. Ello, en cifras desestacionalizadas, que pretenden más equiparable la comparación.

Del otro lado, la construcción se hundió 7.3 por ciento a tasa anual y la minería lo hizo en 3 por ciento. Este último fue un desempeño relativamente positivo –según el grupo de análisis de Banorte– porque en una industria a la usanza de contracciones, la de este septiembre es la menos pronunciada desde abril de 2016.

A pesar de mantenerse en negativo, los esfuerzos de Pemex (Petróleos Mexicanos) de estabilizar la producción se están comenzando a observar en los datos, con la extracción de crudo en 1.73 millones de barriles diarios (-5.3 por ciento anual), consideraron Juan Carlos Alderete y Francisco Flores, analistas del banco.

A tasa mensual, frente a agosto, la actividad industrial no varió en términos reales. Por componentes, las industrias manufactureras crecieron 0.6 por ciento; la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final avanzó 0.2 por ciento y la minería 0.1 por ciento.

La construcción fue la única que registró pérdidas: disminuyó 2.1 por ciento mensual, con lo que se mantiene como el rubro más debilitado de la producción industrial. No ha logrado registrar dos meses seguidos de incrementos durante este año, y desde abril un mes crece, el otro se contrae.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, advirtió que más allá del deterioro en la construcción, es probable que los datos de octubre muestren un mayor deterioro de la industria automotriz como consecuencia de las huelgas de General Motors en Estados Unidos.

De enero a septiembre, la producción industrial acumula una pérdida de 1.7 por ciento en cifras originales. Los trabajos especializados para la construcción y la impresión en manufactura se hundieron 13.2 y 10.7 por ciento, respectivamente, frente a cifras de 2018.

Alejandro Saldaña, de Ve por Más, subrayó que en este contexto, se espera que la ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá y la normalización del gasto público, particularmente en obra, serían catalizadores relevantes para la producción industrial.

Últimas noticias