Nada extraño que economía siga cayendo en los próximos meses: IP

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Para el sector privado “no sería extraño” que el producto interno bruto (PIB) presentara resultados negativos en los próximos trimestres y previó que el pronóstico de crecimiento económico se acercará a cero por ciento en 2019 y a un punto porcentual en 2020 en la encuesta a especialistas financieros del Banco de México (BdM).

“Un entorno de menor crecimiento y deterioro de las expectativas amenaza también la salud y estabilidad de las finanzas públicas...Si el año que viene el PIB fuera de uno por ciento, la pérdida de ingresos alcanzaría 34.5 mil millones de pesos o 0.14 por ciento del PIB, que tendría que ser compensado con menor gasto para mantener el déficit fiscal previsto o, alternativamente, usar los fondos de estabilización y deprimir así los márgenes de seguridad fiscales”, advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

Consideró que la Ley de Ingresos 2020 se aprobó con un marco macroeconómico “optimista”, pero la recaudación puede bajar y tendría que ser compensada con mayores niveles de déficit o deuda “o de plano reprimir más el gasto con graves consecuencias”, es decir recortes, para cumplir los programas asistenciales del gobiernos y sus proyectos “de poca o nula rentabilidad social”.

El entorno se ve más complicado, de menor crecimiento, elevada incertidumbre y un menor impulso del exterior por la desaceleración de Estados Unidos que todavía en el tercer trimestre creció 1.9 por ciento a tasa anual en contraste con la caída de 0.4 por ciento que tuvo México, abundó el Ceesp en su análisis al que título La economía ante un alud de obstáculos.

Fragilidad financiera en sector energético

“Es un hecho que la economía está claramente estancada. Adicionalmente, persiste la tendencia hacia políticas que parecen incongruentes y que generan la mayor incertidumbre y resistencia a invertir”, fustigó.

Hay “claras muestras de fragilidad financiera” en el sector energético por la limitada inversión e ingresos por la baja de producción y la caída del precio internacional del crudo. Ello pondría en riesgo la salud de las finanzas públicos con la posibilidad de que aumente el endeudamiento público y los desequilibrios fiscales, alertó.

Ente enero y septiembre Pemex tuvo una utilidad de 92.8 mil millones de pesos que representa menos de la tercera partes respecto al superávit de 301 mil millones de pesos que alcanzó en igual periodo de 2018.

En contraste, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) reportó una utilidad de 7 mil 323 millones de pesos contra el déficit de 26 mil 809 millones de pesos de un año antes pero para el Ceesp resulta “difícil de entender cuando no ha invertido significativamente”.

También criticó que el gobierno federal haya modificado los lineamientos para otorgar los Certificados de Energías Limpias (CEL) porque se pone en riesgo el Estado de Derecho y cuantiosas inversiones, además de incrementar más la incertidumbre.

Últimas noticias