Banco Mundial prevé crecimiento económico de México por debajo del 4%

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En línea con la tendencia de otros organismos internacionales y del mercado, el Banco Mundial recortó a 0.6 por ciento el pronóstico de crecimiento para México durante 2019. Apenas dos meses atrás se contemplaba en 1.7 por ciento. “México padece una desaceleración económica”, se resume en un informe que no abunda más en el tema.

Al menos para los tres primeros años del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, no se espera que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) supere el 2 por ciento anual. La previsión para 2020 apunta a 1.5 por ciento, cifra que también vio un recorte respecto a julio de este año, cuando era de 2 por ciento.

Es hasta 2021, cuando del Banco Mundial presenta un panorama de mayor crecimiento: 2 por ciento. Cifra que desecha que en los tres primeros años de este sexenio se dé un crecimiento de 4 por ciento anual, como es meta del gobierno federal.

Los datos de consumo, inversión y el PIB mismo para los dos primeros trimestres del año han resultado en una economía que no ha crecido, los datos para el tercer trimestre se esperan para este 30 de octubre, cuando los publique el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

La desaceleración no se ciñe a la economía mexicana. En su informe semestral de la región América Latina y el Caribe '¿La integración comercial como un camino de desarrollo?', Banco Mundial subraya que toda la región muestra tasas de bajo crecimiento, arrastrada por la tendencia de sus grandes economías: “Argentina está sumida en otra crisis económica, Brasil acaba de salir de una recesión y México padece una desaceleración económica”.

Con el marco de una economía mundial en desaceleración, el organismo señala a la propia región y al débil generador de economía de exportación que ha procurado, como el principal limitante para crecer. Para Brasil, anticipa una crecimiento de 0.9 por ciento este año y de 2 por ciento para 2020. En Argentina anticipa una desaceleración de 3.1 por ciento este año y otra más de 1.2 por ciento el próximo.

“Sería tentador atribuir el lento crecimiento de la región a un entorno externo menos propicio. Sin embargo, en general, la desaceleración parece más autoinflingida que importada. Una respuesta tímida de las exportaciones limita la posibilidad de crecer a través de la demanda externa, al mismo tiempo que el espacio fiscal limitado deja poco lugar para estimular la demanda interna”, indica.

En el caso de México, señala que a diferencia del resto de las economías del país, tuvo un propio desarrollo de comercio mundial al integrarse a la cadena de valor de Amércia del Norte, pero advierte que el Tratado México Estados Unidos Canadá, que está en vilo para relevar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte “podría amplificar la divergencia entre un norte próspero y un sur rezagado”.

 

 

 

 

 

Últimas noticias