La inversión tuvo la mayor caída en una década

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Martes 8 de octubre de 2019. El gasto en maquinaria y construcción se redujo 9.1 por ciento en julio, con lo que acumula seis meses de caídas a tasa anual que corren paralelas a una desaceleración de la economía durante la primera mitad del año, exhiben datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Con ello, la inversión fija bruta –rubro que comprende el potencial de crecimiento de la economía en el largo plazo– se ubicó en su contracción anual más alta desde noviembre de 2009, año que las finanzas mexicanas reflejaron los efectos de la crisis monetaria mundial.

Si bien tuvo su reducción más alta en 116 meses, el índice de inversión está en su nivel más bajo desde diciembre de 2013. En el detalle: el gasto en construcción cayó 6.9 por ciento anual durante julio, con reducciones tanto en el componente residencial, como no residencial, que se contrajeron 7.1 y 6.1 por ciento, respectivamente.

En maquinaria y equipo total completó una caída de 12.8 por ciento, en relación con 2018. Al interior de este componente, destaca la reducción de 17.3 por ciento en la adquisición de bienes importados; y de 4.4 por ciento en los insumos nacionales, todo con cifras desestacionalizadas.

Gabriella Siller, directora de análisis económico de Banco-BASE explicó que con la tendencia a disminuir que lleva el indicador, se reduce a la par el potencial de crecimiento de largo plazo para la economía mexicana.

Los datos que hasta ahora ha dado a conocer el Inegi reflejan que la economía en la primera mitad del año se estancó. Entre enero y marzo se contrajo 0.2 por ciento, entre abril y junio el registro de crecimiento se quedó en ceros. Y los resultados para julio- septiembre se darán a conocer este 30 de octubre.

Juan Carlos Alderete y Francisco Flores, economistas de Grupo Banorte, manifestaron que el resultado de la víspera advierte una contracción de la inversión al cierre del año. Ello se debe en parte al menor gasto desde el gobierno federal y la suspensión de obras en la Ciudad de México.

Los esfuerzos del gobierno federal para reiniciar la construcción, si es que tienen efectos, éstos no se verán sino hasta los datos de septiembre, abundaron. Con lo que este componente de la demanda agregada (la inversión fija bruta) representa el eslabón más débil en cuanto al crecimiento para este año.

En la comparación mensual, la inversión fija bruta hiló tres meses de mermas. Se redujo 0.7 por ciento respecto de junio. La caída en la construcción fue de 1.5 por ciento y en maquinaria y equipo se redujo 0.7 por ciento, también en cifras desestacionalizadas. De todos los rubros, el más golpeado en un mes fue la adquisición de equipo de transporte que se redujo 6.7 por ciento.

Últimas noticias