Aumento de impuestos a refrescos afectará a consumidores: Intercam

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La propuesta gubernamental de elevar uno de los impuestos que se cobra a los refrescos y bebidas endulzadas, contenida en el paquete económico 2020, tiene consecuencia directa en el poder adquisitivo de la población más pobre, afirmó la casa de bolsa Intercam.

En la Miscelánea Fiscal para 2020, el gobierno federal planteó que el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) a refrescos aumente en 8.54 por ciento, para pasar de 1.17 a 1.24 pesos por litro, mencionó Intercam.

El gobierno defiende dicho gravamen bajo la premisa que su objetivo es reducir los niveles de obesidad.

“Desafortunadamente el IEPS a refrescos tiene consecuencias en el poder adquisitivo para la base de la población. Son precisamente las personas con el nivel más bajo de ingresos a quienes afecta directamente este impuesto”, advirtió Intercam.

La institución financiera agregó que este aumento podría tener consecuencias sobre los estados financieros de las empresas que embotellan refrescos, como KOF, la embotelladora de Coca Cola, debido a que los costos por la bebida aumentan y actualmente la economía mexicana se encuentra envuelta en un momento de desaceleración y bajo consumo.

“Aunque la estrategia de las embotelladoras es implementar el aumento en precios desde antes consideramos que el riesgo de ejecución es más elevado que en ocasiones anteriores dado el entorno económico donde se espera un bajo dinamismo en la economía mexicana, para el resto del año y el 2020. Al tiempo que el consumo ha perdido fuerza”, acotó Intercam.

Aunque el presupuesto aun no es aprobado, la institución financiera detalló que se tiene una alta posibilidad que la propuesta sea implementada. “Eso tendrá un impacto ligeramente negativo en los resultados de las embotelladoras”.

No obstante, dijo, las embotelladoras de refrescos han logrado sortear la implementación de estos impuestos en el pasado Por ejemplo, en 2018 cuando el impuesto pasó de 1 peso a 1.17 pesos por litro, los volúmenes de las embotelladoras se mantuvieron creciendo.

Intercam sostuvo que pese a ello, en un entorno de desaceleración económica y bajo consumo, los costos de empaquetar refrescos para las firmas especializadas puede ir al alza, y eso tendría un impacto sobre sus ventas.

Últimas noticias