Prevé BBVA México inminente baja de tasas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En los primeros siete meses del año, la inflación general, que actualmente se ubica en un nivel de 3.78 por ciento, es de las más bajas registradas en las últimas décadas, mismo hecho que podría detonar que en septiembre, el Banco de México (BdeM) comience a bajar su tasa de referencia, dado que los riesgos para el indicador ahora son más estables, aseguró BBVA México.

En un reporte emitido hoy, la institución financiera destacó que la inflación “mostró una muy buena dinámica en la primera mitad el año”, pues se encuentra en los niveles más bajos no observados desde 2015 y 2016, lo cual hace pensar que el comportamiento de este indicador cierre el año en un nivel de 3.4 por ciento, aun en el rango del banco central (1 punto porcentual más bajo o alto).

Aunado a ello, señala el reporte, el BdeM ha mostrado un tono más flexible en lo referente a los niveles inflacionarios presentados durante el primer semestre del año, lo cual hace pensar que en septiembre haga un recorte de 25 puntos base a su tasa de referencia, y otro hacia finales de año, por lo que pasaría de 8.25 a 7.75 por ciento, y para 2020 prevé que la tasa de fondeo se recorte hasta 100 puntos base, quedando en un nivel de 6.75 por ciento.

“Hay varias razones para esperar este ciclo de bajadas: que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) recortó su tasa de referencia en julio y dejó claro que no retomará un ciclo de subidas al menos en lo que resta del año; que el tipo de cambio está relativamente estable a pesar de los riesgos y del reciente aumento (depreciación acumulada de 3 por ciento), y que la inflación general ya se ubica debajo de 4 por ciento”, expuso BBVA.

Detalló que otros factores son que la economía está dando muestras claras de debilidad, como el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 0.3 por ciento en la primera mitad del año y que la política monetaria es hoy altamente restrictiva.

Por otra parte, la entidad financiera mencionó que si bien, el tipo de cambio (peso-dólar) está siendo afectado por el significativo aumento reciente de mayor nerviosismo por parte de los inversionistas en los mercados derivado de los conflictos comerciales entre Estados Unidos y China, su evolución reciente muestra un mejor comportamiento al de otras monedas emergentes.

“El peso ha tenido un mejor desempeño que el resto de las divisas de países emergentes grandes. Es importante reiterar que los riesgos para el peso continúan sesgados al alza, y están principalmente relacionados con Petróleos Mexicanos, el nulo crecimiento en la productividad, la calificación soberana, la ejecución del presupuesto 2019 y las presiones fiscales en el futuro”, apuntó BBVA.

En cuanto a las finanzas públicas, la institución financiera precisó que el gasto neto del sector público durante la primera mitad del año, registró una caída anual real de 4.5 por ciento, como consecuencia de una mayor medida al rubro del gasto programable (con una participación de 69.3 por ciento en el total del gasto neto pagado del sector público en el periodo enero-junio de 2019), el cual mostró una contracción anual real de 5.6 por ciento en dicho periodo.

“Al interior de este gasto, cabe destacar que los recortes al gasto corriente explican 78 por ciento de dicha contracción. Por su parte, el gasto no programable exhibió un retroceso anual real de 1.8 por ciento en el primer semestre de 2019. Es importante reconocer que las participaciones federales, las pensiones públicas y el costo financiero de la deuda pública continuaron presionando a las finanzas públicas en el periodo enero a junio de 2019”, puntualizó.

Abundó que cálculos hechos por el banco, muestran que, sin la inversión financiera y los rubros de gasto mencionados, el resto del gasto experimentó un mayor decremento al haber exhibido una contracción anual real de 13.1 por ciento durante dicho periodo.

“El gobierno federal tendrá que continuar con los esfuerzos en materia de contención de gasto durante el periodo julio-diciembre de 2019 para lograr la meta de tener un superávit primario —diferencia entre los ingresos y el gasto total del gobierno previo al pago de intereses— de 1 por ciento con relación al PIB”, refirió.

Últimas noticias