Alza salarial de 5.9% en julio, por encima de la inflación

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 
Sábado 10 de agosto de 2019. El incremento promedio de los salarios contractuales en julio pasado fue de 5.9 por ciento, ligeramente menor al del mes previo, pero se mantuvo superior a la inflación para el mismo periodo, lo que en la práctica representó un incremento del poder de compra de los trabajadores involucrados, establece información oficial.

Las negociaciones contractuales seguirán con un sesgo al alza, comentó este viernes el área de análisis de Banorte respecto de la información oficial sobre el incremento de los salarios contractuales.

Las negociaciones mantienen un fuerte ritmo de avance, en nuestra opinión, explicado, en buena medida, por el aumento al salario mínimo y tras dos años con una inflación elevada, añadió.

El incremento promedio de 5.9 por ciento de los salarios contractuales de julio fue inferior al 6.5 registrado en junio, de acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Fue resultado de 48 negociaciones, que involucraron a 79 mil 410 trabajadores. Los del sector privado recibieron un aumento promedio de 6 por ciento, mientras en el sector público fue más moderado: 3.4.

Con ese resultado, el incremento promedio durante el periodo enero-julio de este año en los salarios contractuales ha sido de 6 por ciento, 0.81 de punto arriba del reportado para el mismo lapso de 2018, señala la información oficial.

El aumento de los salarios contractuales, tanto el reportado para julio como el acumulado en los primeros siete meses de este año, superó la inflación; en el séptimo mes del año el crecimiento promedio de los precios fue de 0.38 por ciento, mientras en términos anuales –medición con la que debe compararse el alza salarial– fue de 3.78 por ciento.

La inflación anual de julio fue menor en 2.2 puntos porcentuales al promedio en que se han incrementado los salarios en los primeros siete meses del año. Ello implica que los trabajadores que han recibido ese incremento pueden, también en promedio, comprar una mayor cantidad de bienes o pagar servicios con sus ingresos.

Avance en servicios

En el subsector manufacturero, el incremento de los salarios contractuales en julio fue de 5.7 por ciento; en minería, de 6.8, y en construcción y electricidad y agua y gas de 5 y 3.9 por ciento, respectivamente.

Para los trabajadores del sector servicios –que aporta dos tercios del valor de la economía– el incremento promedio fue de 3.6 por ciento. En particular, en el comercio el alza ascendió a 5.4 por ciento; transporte, 5.1, y servicios financieros e inmobiliarios, 7.8, según la información oficial.

Las negociaciones salariales podrían mantener su ritmo de avance hacia finales del año. Particularmente, se mantendrán cerca de 6 por ciento este 2019 si se considera que la mayoría de las negociaciones ya ocurrieron, incluso a pesar de que todavía falta la del sindicato del Instituto Mexicano del Seguro Social, la cual suele llevarse a cabo en octubre, expuso Banorte.

“La desaceleración de la actividad económica tendrá un impacto más relevante en los próximos meses, en conjunto con la moderación en la inflación anual. Sin embargo, el efecto faro, derivado del incremento al salario mínimo, continuará jugando un papel importante en las negociaciones de los próximos meses, tomando en cuenta que los trabajadores que aún no han obtenido este ajuste salarial siguen considerándolos. Resultado de lo anterior, seguimos creyendo que las negociaciones permanecerán sesgadas al alza”, apunta.

Últimas noticias