Con suerte, economía mejorará el segundo semestre de 2019: CIEP

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. “Ya no nos salvamos de tener un año relativamente malo”, pero “con un poco de suerte” la economía nacional puede mejorar el segundo semestre de 2019 con los recursos anunciados por el gobierno federal, aseveró Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Sin embargo, alertó que lo más preocupa es el paquete económico para 2020 – el Ejecutivo Federal está obligado a entregarlo al Congreso de la Unión a más tardar el 8 de septiembre –, toda vez que ya que no se tendrá tanto margen de maniobra y ahorros porque no habrá dónde aplicar más recortes.

Se tendrán “ingresos chatos”, remarcó, frente a fuertes presiones por el gasto en pensiones y del servicio de la deuda, además de otras erogaciones que no se preveían antes como la Guardia Nacional, lo cual termina por incidir en la economía nacional.

“¿Qué es lo que más preocupa del siguiente paquete económico? Que lo cuadren, porque vemos los números muy complicados para que se logre. A la economía no la vemos tan mal aunque la demanda ha estado paralizada por esas señales extrañas del gobierno, el nerviosismo de los inversionistas y tanta volatilidad. Aún así hay elementos para un optimismo muy moderado sobre un mejor crecimiento de la economía para 2020, pero el problema está en las finanzas públicas porque no vemos cómo las vayan a poder cuadrar”, indicó.

Ya no será un paquete inercial como el de 2019 y reflejará toda la política pública del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, con más presión del lado del gasto público porque se requerirán más recursos para mantener los programas sociales y no se podrán hacer más recortes en educación o salud. “Si las finanzas públicas se enferman existe el riesgo latente de que se pase a toda la economía, pero la Secretaría de Hacienda puede neutralizarlo”, advirtió el especialista, en entrevista con La Jornada.

-El “empujoncito”, con los recursos de los proyectos insignia de AMLO-

El especialista consideró que “los proyectos insignia” de infraestructura del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador – la refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto de Santa Lucía, el Proyecto Transístmico y el Tren Maya – “están atorados” por diferentes razones, como amparos judiciales o retrasos en los permisos de impacto ambiental.

Por eso se determinó “soltar” los recursos para otros proyectos de menor tamaño, como carreteras o puertos, que pueden tener in efecto inmediato aunque para infraestructura sólo se destinaron 50 mil millones de pesos del total del gasto anunciado, lo cual representa apenas 0.2 por ciento del PIB. La otra vertiente del paquete son ofrecer créditos productivos, hipotecarios y hasta para el consumo.

“No les hizo ningún sentido tener ese dinero en Tesorería y con una economía que, a gritos, está pidiendo estímulos, entonces las autoridades van a tratar de gastarse el dinero en lo que puedan, sobre todo en inversión. Si puede ser para ser en los proyectos insignia qué bueno y si no en proyectos chiquitos, o en ambos”, indicó.

Pero una cosa es que haya recursos y otra que sean soltados de inmediato para empujar a la economía. Todo lleva su tiempo y depende tanto de la demanda que exista en torno al financiamiento como de las reglas y autorizaciones para comenzar a dar los créditos, comentó.

“La idea de dar muchos créditos a través de la banca de desarrollo no es mala, salvo que no es tan fácil implementarlos. El problema es que los proyectos tardan y no puede asumirse que de la noche a la mañana se van a presentar muy bien armados. Eso no necesariamente va a ocurrir. La entrega de los créditos puede darse hasta finales de 2019 o en el primer trimestre de 2020...Nos van a tener que hacer una demostración de implementación porque no se trata de colocarlos al ahí se va y a quien sea porque sólo generaría un efecto-alivio de inmediato, pero podría generar insolvencia ”, puntualizó.

No obstante, ponderó que quizá lo mejor de las acciones anunciadas por las autoridades es el mensaje tranquilizador y de paz que implica para los inversionistas por toda la incertidumbre y escepticismo que han mantenido.

Así que el gobierno les está diciendo: “vamos a estimular la economía, pierde el miedo y ponte a gastar. Pero ese efecto que es más de corte psicológico pues sólo Dios sabe. Si le sale a las autoridades, entonces podríamos ver inversiones importantes del sector privado en el segundo semestre que ayudarían, no para cerrar con un gran crecimiento económico ni para tener un gran año, pero sí para tener un buen cierre con un incremento del uno por ciento, como lo calculamos en el CIEP ”, concluyó.

 

 

 

Últimas noticias