La salida de Urzúa no cambiará la política fiscal, asegura Herrera

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La salida de Carlos Urzúa no cambia la política fiscal en los términos en los que se ha dado, no se ve cerca una recesión y en ese sentido aún se apunta a que este año se termine con un superávit primario de uno por ciento, resumió Arturo Herrera, nuevo secretario de Hacienda y Crédito Público.

Sin embargo, no abundó en los señalamientos que hiciera su predecesor en su carta de renuncia.

“Los objetivos primarios en materia hacendaria en esta administración siguen prevaleciendo y son los mismos. El primero es garantizar la estabilidad macoreconómica del país, el segundo es un objetivo y un compromiso para tener un manejo responsable de las finanzas públicas y esto está resumido en una cifra que es probablemente la cifra ancla de la finanzas públicas que es el compromiso cpor tener un superávit primario de uno por ciento del producto interno bruto (PIB)”, comentó en conferencia de prensa.

La convocatoria a medios se dio en la misma jornada que arrancó con una carta de Carlos Urzúa Macías, por la mañana secretario de la Hacienda, en la que acusó decisiones de política pública sin el suficiente sustento, la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública y el que esto fuera instigado por personajes influyentes con un patente conflicto de interés.

Por la tarde, ya como nuevo titular de la dependencia y con un semblante opuesto a lo lúgubre que se mostró durante su nombramiento, Herrera –que hasta el lunes se mantenía como subsecretario de Hacienda e ingresos llamó a medios y zanjó los comentarios sobre su nombramiento. Recalcó que hay un entendimiento con el presidente Andrés Manuel López Obrador, la relación de hace 18 años desde que el primero era jefe de gobierno en la Ciudad de México.

“Yo tengo una confianza extraordinaria en el presidente de Andrés Manuel López Obrador y quiero creer que el tiene confianza en mí (…) hay un entendimiento clarísimo entre él y yo”, recordó.

Es la segunda ocasión que se le promueve en la dependencia desde hace 18 años. “Él sabe que yo tengo una planteamiento técnico y social”, abundó.

Entre los principales proyectos de infraestructura del país, el plan aeroportuario, el Tren Maya y el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec se mantendrán en las prioridades de las finanzas públicas, mencionó.

Sobre la refinería de Dos Bocas evadió una respuesta concreta, pero dijo que el apoyo fiscal a Petróleos Mexicanos se mantendrá. “Pemex es central para la economía del país y para las finanzas públicas”, subrayó.

En dicho sentido, no dio un día para que la presentación del plan de negocios al que se mantienen atentos los mercados. Pero recalcó que el énfasis desde Hacienda será en mantener el apoyo a la petrolera son los planes de exploración y producción “darle la vuelta”.

Pese a la insistencia de la prensa para obtener un posicionamiento sobre la carta de Carlos Urzúa y sobre lo que dijo el ex secretario, Herrera descartó saber nombres y cargos a los que se pudiera hacer referencia, pero detalló que para él la dependencia cuenta con equipo profesional, comprometido y altamente calificado.

“Es el tipo de equipo con el yo pienso seguir trabajando. Sirva esto para hacer una acotación adicional: yo tengo una gran confianza en el equipo hacendario”, explicó.

El lugar que ocupara en la dependencia implicó que se mantuviera una buena relación con los mercados, incluso dijo que calificó de “extremada confianza” el trato. Con ello matizó la caída que vio el peso luego de que la publicación de la carta de Urzúa y la modesta recuperación una vez que se supo que él sería el nuevo secretario. “Quiero pensar que esto significa que los mercado querían mucho al señor Urzúa, pero que también me quieren a mí”, dijo con un tono laxo.

En dicho sentido, advirtió que ya se trabaja en el Paquete Económico del próximo año y en el también se anticipa una superávit primario, pero las primeras cifras al respecto no se harán saber sino hasta el 8 de septiembre.

Con este contexto, dijo que la prioridad será acelerar el gasto y empatarlo con lo diseñado en el programa. No sin antes asegurar que preocupa la desaceleración en la economía mundial, pero en particular para México. “Yo no veo una recesión en puerta,” aseguró.

 

Últimas noticias