La industria colabora en los programas de estudio de la UNAM: Graue

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Los sectores industriales participan periódicamente en la elaboración de los programas de estudio de la UNAM para evaluar sus necesidades y las perspectivas del mercado laboral para los egresados de la institución, aseguró el rector Enrique Graue, entrevistado tras firmar un convenio de colaboración con Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

“Tenemos que desarrollarnos más, no hay mucho tiempo porque el tsunami nos alcanzó y tenemos que hacer rápidamente realidades los proyectos. Pasamos de la economía número 15 a la 11 en el mundo y en el Índice Global de Competitividad ocupamos el lugar 56 de 126 países, por debajo de países como Chile o Costa Rica, con economías mucho más pequeñas que la nuestra y con capacidades de investigación e innovación mucho menores. De tal forma que el diálogo entre la industria y la academia se hace urgente y necesario”, señaló el rector.

El dirigente empresarial sostuvo que si no es con educación y políticas públicas no se podrá alcanzar el desarrollo y crecimiento económicos, sobre todo “cuando la locomotora de la industria 4.0 que muchos no entienden viene a gran velocidad”. Sin la alianza entre la industria y la academia, agregó, será muy difícil sacar adelante a México, y menos será posible sacar de la pobreza a la gente.

Si bien, tanto Graue como el dirigente empresarial aseguraron que no es la primera vez que la UNAM y la Concamin firman un convenio e incluso ni lo requerirían porque desde hace tiempo ambas instituciones trabajan juntas, el rector señaló que “se está fortaleciendo, estamos colaborando para que las preguntas de la industria puedan ser resueltas”.

“Yo creo que el vínculo (entre la UNAM y la Concamin) ya debe ser tan estrecho que tienen que saber ustedes, con un diálogo mucho más cercano, todas las capacidades que tenemos de poder trabajar juntos ... Tenemos que ir trabajando de la mano... Estamos a su disposición, utilízenos”, ofreció Graue a los industriales durante su discurso.

Coincidió con los representantes de la Concamin en que se requiere más inversión para la educación e innovación, para “hacer crecer urgentemente al país en todos los sectores” a fin de lograr un desarrollo económico más justo y equitativo”.

El rector enfatizó que debe quedar muy claro que la misión de la UNAM es desarrollar recursos humanos y capacitarlos para resolver los problemas del país, uno de los cuales es propiciar el desarrollo económico para abatir la desigualdad.

“En educación todo lo que se gaste nunca será un gasto, sino será siempre una inversión”, puntualizó y si bien mencionó que en la actualidad la máxima casa de estudios cuenta con 128 carreras, dijo que tiene la capacidad de seguir creciendo, siempre y cuando la inversión en educación superior se mantenga.

Refirió que el año pasado la UNAM llegó a la cifra récord de registrar 44 patentes, el mayor número entre los países América Latina, pero Cervantes comentó que el total de patentes en Estados Unidos fue de 650 mil y en China de 1.3 millones en China

Refirió que en una reciente gira por Alemania, los empresarios le contaron que las tres claves con las que ese país pudo crecer después de quedar arruinado con la Segunda Guerra Mundial fueron la educación, políticas públicas y muchas ganas de trabajar y lo mismo ha ocurrido con países asiáticos, como Vietnam, cuyo crecimiento se debe en gran medida a la inversión que han aplicado en la educación.

José Luis de la Cruz, director de estudios Económicos de la Concamin, dijo a su vez que la industria es el mecanismo para que México crezca económicamente. La inversión pública y privada debe aumentar hasta el 30 por ciento del producto interno bruto (PIB) y con ello abatir la economía informal que es la mayor fuente de la precariedad en el empleo, los salarios y en la economía en general, tanto del presente como del futuro.

Pero advirtió que se requiere inversión, también de la banca de desarrollo, porque “si no hay recursos, entonces no hablamos en serio” sobre el crecimiento y desarrollo económico, la creación del trabajo decente y la solución de problemas sociales.

Últimas noticias