Productores piden recategorizar denominación de origen del mezcal

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Organizaciones de pequeños productores de destilados de maguey de todo el país así como investigadores en sustentabilidad impulsan una iniciativa de ley para que sea eliminada la denominación de origen mezcal y se establezcan “denominaciones geográficas por territorios productivos”.

La propuesta fue presentada el viernes pasado por representantes de un colectivo de 18 organizaciones a los senadores Ricardo Monreal de Morena, Manuel Añorve Baños del PRI y Dante Delgado de Movimiento Ciudadano, quienes no sólo la recibieron bien sino incluso pueden arroparla, sostuvo Eduardo Sánchez Jiménez, investigador del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo Sustentable (CEDES) de la Universidad Autónoma del Estado de México.

El objetivo de la iniciativa, dijo, “es proteger la pequeña producción del mezcal de los campesinos. Actualmente con la norma oficial mexicana 070 (NOM070) – que regula la producción del mezcal – no pueden acceder a certificar su producto ni a ciertos apoyos del gobierno porque es una norma que sólo está pensada para los grandes comercializadores”.

La denominación de origen, explicó, rompe con sus propios principios que señalan que deben cumplirse con ciertos factores geográficos, biológicos, humanos y culturales, cuando en realidad termina “homogeneizando a toda la producción y todos los productores del mezcal, porque no es lo mismo el factor humano de Oaxaca que el de Durango. Con la denominación se estandarizan los procesos y se minimiza a los actores, es decir a los productores”.

Agregó que NOM 070 se ha apropiado de la palabra “mezcal” como marca y margina a miles de productores, cuando se trata de una bebida histórica producida en todo el territorio nacional.

“La denominación de origen es excluyente porque prácticamente en el 90 por ciento del territorio nacional se producen bebidas destiladas de maguey, pero se apropia de la palabra o marca mezcal y del derecho de producirlo, cuando es un patrimonio de los pueblos originarios”, insistió el especialista.

Protección ambiental y de comunidades

La iniciativa de ley elaborada por el colectivo, dijo, tiene una perspectivas agroecológica así que no sólo busca proteger a los productores de mezcal sino también el medio ambiente y la comunidad, además de que plantea la creación de un Instituto de Investigaciones del Mezcal que genere regulaciones pero a nivel regional.

El investigador denunció que incluso hay criterios engañosos en la denominación de origen porque existen mezcales que se venden como “artesanales” cuando en realidad son fabricados y comercializados por grandes empresas industriales.

Cuestionado si echar atrás la denominación de origen no será contraproducente para el mezcal y sus productores por el prestigio y mercado que la bebida ha alcanzado durante los últimos años, incluso a nivel internacional, dijo que “el mezcal ha sido maquillado con la denominación y se han ocultado muchos elementos, capacidades y atributos que tienen los pueblos campesinos para producirlo”.

Si bien mencionó que los productores de Oaxaca, quienes concentran el 92 por ciento de la producción de mezcal del país, alegan que eliminar la denominación de origen provocará que se pierda toda la difusión que se le ha dado, destacó que muchas organizaciones de ese estado están a favor de la iniciativa justamente porque han sido excluidos con la NOM 070 y no están de acuerdo con la forma de operar del Consejo Regulador del Mezcal.

“Un 60 por ciento de los productores oaxaqueños no están certificados y pueden ser cobijados por esta iniciativa. De hecho, Oaxaca es uno de los bastiones más fuertes para la aprobación de esta ley”, puntualizó Eduardo Sánchez.

Últimas noticias