Declaran desierta licitación de Dos Bocas; Sener y Pemex, a cargo

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Secretaria de Energía (Sener) declaró desierta la licitación para construir la refinería de Dos Bocas, Tabasco, porque las empresas participantes cotizaron por encima del tope fijado de 8 mil millones de dólares y se excedían en el plazo de construcción y en consecuencia la obra quedará a cargo de esa dependencia y de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en su conferencia de este jueves como "una muy buena noticia"  la coordinación de Sener y la participación del área de Planeación  de Pemex en la obra.

Dijo que las ofertas de las empresas privadas que participaron en la licitación tenían "sobreprecio" para aumentar sus utilidades y que no se comprometieron a entregarla en tres años, como pretende el gobierno.

La obra se realizará "por administración" y se pretende concluirla en mayo de 2022.   Se generarán 100 mil empleos y se utilizarán técnicos mexicanos, señaló. 

López Obrador dijo que esta decisión formaba parte de un "plan B" que tenía el gobierno, en caso en de que la licitación no se cumpliera en sus términos. No fue una decison que salió de la noche a la mañana, subrayó.

 La secretaria de Energía, Rocío Nahle, informó que anoche a las 23:30 horas se declaró desierta la licitación, porque las propuestas oscilaban entre 10 mil y 12 mil millones de dólares, por arriba del tope máximo fijado por el gobierno de 8 mil millones de dólares (unos 160 mil millones de pesos al cambio actual).

De las cuatro empresas invitadas, una se retiró, precisó la secretaria, quien coordinará el proyecto, con la participación de Pemex y del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP).

López Obrador indicó que sólo una de las empresas interesadas se había comprometido entregar la obra en 2023; otra ofreció entregar en 2025.

De acuerdo con la licitación lanzada en marzo, se registraron los consorcios extranjeros Bechtel Technit, de Estados Unidos, Worley Parsons-Jacobs, de Australia; Technip FMC, italiana y KBR, estadunidense.

El presidente reconoció que la licitación por la vía de la invitación restringida obedeció a que se buscaba que participaran las mejores empresas del mundo en la especialidad.

Estimó que el proyecto será un desafío para los mexicanos y anunció que la construcción se iniciará el próximo 2 de junio. 

Para el presidente, la determinación de construir en este sexenio la refinería con los costos fijados forma parte de la prioridad de rescatar a Pemex, porque hacerlo, dijo, es rescatar al país.

"Nosotros vamos a producir en México lo que consumimos y vamos a ser autosuficientes en cuanto a combustibles", ratificó López Obrador.  "Tenemos que hacer esa refinería"

Agregó que se pensó en concretar el proyecto en los términos fijados originalmente en las bases de la licitación. Confió en que en Mezico hay técnicos y tecnología para el proyecto, a pesar de que desde hace 40 años no se ha construido una refinería.

Destacó que los neoliberales pretendieron desaparecer la capacidad tecnológica de México y se abandonaron a instancias como el IMP, a pesar de lo cual han generado nuevas tecnologías,

Nahle explicó que la construcción de la refinería se realizará conforme a las normas internacionales, pero con la premisa de terminar el proyecto en tres años y con un presupuesto máximo de 8 mil millones de dólares. Para este año ya se han dispuesto 50 mil millones de pesos para iniciar la construcción.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Últimas noticias