Banca de desarrollo debe dispersar el crédito, dice AMFE

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La banca de desarrollo requiere una sacudida y un giro de 180 grados para que acompañe más de cerca a las entidades especializadas en financiamiento en lugar de privilegiar a los bancos para dispersar el crédito, demandó Enrique Bojórquez, presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE).

En conferencia de prensa, acompañado de María Fernanda de Allende, vicepresidenta; Carlos Provencio, Consejero Delegado y Carlos Faci, Tesorero, el presidente de la AMFE pidió que la banca de desarrollo otorgue mejores condiciones a los intermediarios especializados para reactivar las zonas más necesitadas para que llegue el desarrollo.

Enrique Bojórquez convocó a la próxima Administración Pública Federal a retomar el sentido original, de carácter social, con la que en el tiempo se forjó la banca de Desarrollo y organismos de fomento.

Lo anterior, por considerar que las actuales circunstancias por las que el país atraviesa, hacen necesaria una nueva estrategia que enfatice el acceso al crédito a quienes desarrollan un sinnúmero de actividades económicas en el país, y que, por sus condiciones económica, geográfica o de diversa índole, les es imposible o limitado su acceso al crédito.

Comentó, que las entidades financieras especializadas tienen tasas de fondeo más caras que los bancos. Mientras a la banca se le presta a niveles de Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) más 0.1 ó 0.5 por ciento a las entidades especializadas el fondeo es de TIIE más 2.6 por ciento. “Hemos observado que la banca de desarrollo está muy de la mano con los cinco principales bancos en el país”, indicó.

Pidió establecer esquemas de garantías ágiles que faciliten la obtención de crédito y posibiliten el acceso más eficiente y en menor tiempo a dichos productos por parte de los agentes económicos del país.

Sobre la posible fusión de la banca de fomento , el dirigente indicó que todavía no hay claridad ni definición en ese sentido. “El hecho de que se eficienticen las operaciones es bueno, pero aclaró que una fusión trae aparejada una etapa de transición, labor titánica y difícil.

En este contexto social y económico, la AMFE hizo un llamado a la próxima Administración, para que, en caso de que se considere racionalizar el número de entidades y organismos de fomento en el sector público, eliminando dobles o triples ventanillas de atención al público, la consolidación del sector sea en forma ordenada y sin afectar la operación de los intermediarios.

Finalmente, dijo, que el próximo titular de Nacional Financiera (Nafin), principal banca de fomento debe de tener un perfil con ampia experiencia financiera y empresarial para que pueda estar cerca de la gente y entienda las necesidades de financiamiento de diversas zonas del país.

Últimas noticias