Se abre en México venta de combustible para aeronaves

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Ante la derogación del artículo noveno transitorio del Reglamento de la Ley de Aeropuertos, que daba la exclusividad a Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) de vender turbosina en el país, la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) se congratuló, pues abre posibilidad para que 78 compañías que poseen permisos de importación del combustible en el país puedan comercializarlo.

Luego de que el jueves pasado se publicara en el Diario Oficial de la Federación la nulidad de ese artículo, acción que fue promovida por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el organismo que agrupa a la mayor parte de las aerolíneas que operan en el país expresó su beneplácito, pues dijo estar a favor de una mayor competencia en el mercado.

En un comunicado, recordó que la normatividad establecía que ASA era el único ente autorizado para la prestación de servicios de almacenamiento, comercialización y suministro de combustibles para los transportistas y operadores aéreos en el país, lo cual interfería en la aplicación de la Ley de Hidrocarburos que fue publicada en 2014.

Por tanto, la derogación del artículo abre la posibilidad para que las 78 compañías que poseen de permisos de importación de turbosina en México tengan mayor certeza jurídica para realizar las actividades que anteriormente eran exclusivas de ASA.

Rodrigo Pérez-Alonso, director general de la Canaero, celebró que la DGAC haya impulsado dicha acción, porque “se abre la posibilidad de que otros proveedores puedan participar en la cadena de valor de la turbosina, logrando tarifas más competitivas, mayor transparencia en la asignación de costos de almacenamiento y una competencia sana entre los actores participantes.”

Agregó que aún está pendiente la publicación de las tarifas reguladas de almacenamiento y expendio de turbosina por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para lograr que se implemente la reforma energética en el sector aeronáutico, así como la transición en la producción de turbosina tipo jetA1 a jetA, lo cual generará ahorros para Petróleos Mexicanos (Pemex) y para la industria aérea.

Sergio Allard, Presidente del Consejo de la Cámara, acotó que a la hora de que se establezcan los precios será necesario que se tome en cuenta a las aerolíneas para que la regulación sea transparente y cubra las necesidades que requieren las compañías, pues no solo buscan beneficios para ellas, sino para los pasajeros.

Cabe destacar que en marzo pasado, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) emitió una opinión para que ASA dejará de ser el único agente económico que prestara esos servicios, por lo que llamó a la SCT a dar celeridad y seguridad jurídica a la entrada de nuevos jugadores en el mercado. Parte de sus argumentos fue el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), por ser un proyecto de importancia global y que el precio de turbosina despachado en terminales del país cinco años atrás fue dos pesos por litro más caro que en Estados Unidos.

 

Últimas noticias