Balance de la jornada / Al técnico del Tri le falta más apoyo

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Varias aristas tiene la victoria del Tri sobre Holanda. Lo menos conveniente es echar las campanas al vuelo, pues se falló demasiado frente al marco rival y la victoria fue apenas por la mínima diferencia ante una Oranje plagada de suplentes, que tenía la mente puesta en la Liga de Naciones y le puso poca seriedad y mucho desdén al partido contra México.

Es justo reconocer que para tener oportunidad de amarrar encuentros en Europa aporta bastante la presencia de Gerardo Martino como seleccionador. El argentino es una buena carta de presentación dado su paso por clubes importantes del viejo continente, así como por el título logrado en la MLS. Pero le falta mucho respaldo de la Liga Mx.

A cuentagotas surgen nuevos valores en el balompié mexicano. En época de pandemia debió ser una exigencia que los equipos desfogaran el poco o mucho talento que se cuece en sus canteras –algunas raquíticas y casi abandonadas–. El ejemplo es Pumas que, orillado por las circunstancias, tuvo que echar mano de varios juveniles y la sorpresa agradable fue hasta para ellos mismos.

Los dirigentes llevan años monetizados, a tal grado que lo único que se les ocurrió fue condonar el descenso a cambio de imponer multas para los tres últimos lugares de la tabla de cocientes, lo cual ha llenado de zozobra e inestabilidad el camino de los estrategas, quienes tienen la presión hasta el cuello y en lo último que piensan es en debutar a los juveniles.

Luego del cese de Juan Francisco Palencia y José Manuel de la Torre, Luis Alfonso Sosa –despedido del Necaxa fechas antes– comentó que, en efecto, es mucha la presión sobre los técnicos y hay directivas que se asustan y les da frío, sobre todo por el tema de la multa, que es elevada. Los proyectos llevan tiempo, pero los clubes entran rápido en nerviosismo.

Los programas son cortados de tajo en cuanto llegan tres derrotas seguidas y todo se va por la borda. Esos ataques de pánico ciegan a los dueños, cuando es claro que los equipos exitosos son los que dan continuidad a sus planes y salen adelante soportando algunos traspiés, pues todos los planteles tienen malas rachas, incluso Tigres, Real Madrid o Barcelona.

La mayoría de las directivas de la Liga Mx no invirtieron en refuerzos; al contrario, se deshicieron de aquellos con salarios elevados. De lo que no se desprenden es del látigo para fustigar a los timoneles, a tal punto que éstos no quieren ceder futbolistas al Tri, como si estuvieran jugándose la vida en este torneo de escasas luces.

Lo que está en vilo es su disminuido sueldo, porque los ingresos de los entrenadores van en franca picada. Antes se decía que los salarios del futbol –jugadores y técnicos– estaban en una burbuja de lujo, bueno, pues se reventó como pompa de jabón. Tomás Boy casi se regala con tal de dirigir al Mazatlán.

Carlos Adrián Morales recibirá algo así como la quinta parte de lo que cobraba el Chepo de la Torre en Toluca. Hasta Miguel Piojo Herrera, del América, accedió a bajar sus pretensiones al renovar, aunque se aferró a meter a la nómina a algunos familiares. Hoy por hoy un mínimo de timoneles de la Liga Mx mantiene ingresos de primer mundo.

Quitaron el descenso ante la puja de Grupo Orlegi, sin embargo, los últimos trascendidos hablan de que la Federación Mexicana de Futbol (FMF) no luce sólida en el juicio que ante el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) interpusieron los equipos Venados, Correcaminos y Leones Negros… Con bombo y platillo se anunció que está exenta del cochinero del FIFAgate, lo curioso es que la investigación la hizo la propia FMF.

Una maldición aqueja a los equipos líderes del certamen. La Máquina marchaba sobre rieles y la directiva se tornó un caos, que incluyó una orden de detención contra Billy Álvarez. Los Panzas Verdes juegan de lujo, están en la cima y de pronto se han quedado sin estadio; dependen de la caridad de Roberto Zermeño, dueño del inmueble, para recibir al América.

Argelia viene de vencer a Nigeria y amenaza al Tri, mientras que Gerardo Torrado anuncia nuevos partidos en Europa para noviembre ante dos muy buenos rivales y quiere meter a la selección en el top ocho. Tigres y Rayados están ansiosos por dar el banderazo en la apertura de estadios, si es que el semáforo epidemiólogico lo permite.

Últimas noticias