Con anotación de último minuto, Liverpool vence 2-1 a Monterrey

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Doha. La hazaña estaba cerca, Monterrey había resistido y hecho sufrir al Liverpool, anhelaban un triunfo sobre los europeos. Pero en tiempo de compensación apareció Roberto Firmino con un gol para sepultar el esfuerzo de los Rayados y darle la victoria 2-1 al club ingles con la que avanzó a la final del Mundial de Clubes.

Monterrey se quedó a un paso de pelear el título, pero se fue entre ovaciones de una gran afición que lo siguió hasta Qatar, donde desplegó una de las mejores versiones de un club mexicano en este torneo, donde ningún equipo de la Concacaf ha llegado a la final. Los regiomontanos buscarán el sábado el tercer puesto ante el saudí Al Hila, mientras el Liverpool disputará el campeonato frente al brasileño Flamengo.

Después de una primera mitad que finalizó cerrada tras el primer gol de los Reds para el guineano Naby Keita (12) y el empate del argentino Rogelio Funes Mori (14) para los Rayados, el partido siguió igualado hasta el tiempo de compensación, cuando Firmino, que había entrado al partido apenas cinco minutos antes, decidió al 90+1 el triunfo de los europeos.

“En realidad temía llegar a la prórroga, así que siendo sincero me puse más que contento cuando Bobby (Firmino) marcó ese gol”, reconoció el técnico alemán de los ingleses, Jürgen Klopp.

Hicimos un gran partido, el equipo se entregó al máximo. Estoy muy orgulloso con cómo nos representaron, afirmó Antonio Mohamed, timonel de los Rayados.

El primer zarpazo del partido lo dio el Liverpool. Fue por un pase entre líneas de Mohamed Salah, que dejó a Keita mano a mano con Marcelo Barovero, al que batió para firmar el primer gol.

Casi enseguida, el Monterrey respondió con el empate. Un primer remate de Jesús Gallardo fue repelido por Alisson y el rechace quedó en las botas de Funes Mori, quien remató a quemarropa.

El Liverpool sintió el golpe, siguió dominando la posesión, pero los Rayados llevaban el mayor peligro. Alisson salvó a los suyos al detener un disparo de Dorlan Pabón luego de cambiar la trayectoria de un pase peligrosísimo en el área, que esperaba Funes Mori justo detrás para rematar a gol.

En la segunda parte, Alisson se mantuvo como el héroe de los ingleses al despejar con un manotazo un disparo de larga distancia de Pabón.

El Liverpool despertó con un tiro de Keita que Marcelo Barovero rechazó y poco después el belga Divock Origi vio cómo le anulaban un tanto por fuera de juego.

La tensión llegó hasta el área técnica, donde Antonio Mohamed reclamó un penal y se hizo de palabras con un Jürgen Klopp que de como pocas veces se mostraba serio. La discusión fue detenida por el silbante, que amonestó a ambos técnicos.

Ante el complicado duelo, Jürgen Klopp recurrió a su carta fuerte y dio entrada en el 68 a Sadio Mané para reforzar la ofensiva. El Liverpool seguía sin destrabar la situación y Firmino entró en lugar de Origi en el 86, un movimiento que fue determinante para el desenlace del partido.

Trent Alexander-Arnold envió un pase al centro del área y allí apareció el pie de Firmino (90+1) en el primer palo, para llevar el balón a la red y al Liverpool a la final mundialista, para desesperación de un Monterrey que dio una buena imagen.

El Liverpool tendrá así la oportunidad de ser campeón del mundo por primera vez, después de haber perdido dos Copas Intercontinentales –la de 1981 precisamente ante el Flamengo– y de haber caído en la final del Mundial de Clubes en 2005, superado entonces por otro equipo brasileño, el São Paulo.

Para México, las semifinales volvieron a ser una barrera infranqueable en este torneo y el país sigue sin poder colocar a uno de sus representantes en la gran final, luego de que el máximo peldaño que han alcanzado a ha sido el tercer puesto con Monterrey (2012) Necaxa (2000) y Pachuca (2017).

Monterrey no lo consiguió en su cuarta participación en el Mundial de Clubes, pero enfrentó con osadía a mismísimo Liverpool, el campeón de Europa.

 

Últimas noticias