‘Taylor Talín’, un atleta sin límites

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

San Blas Atempa, Oax. Su sonrisa es contagiosa, pero lo es más su buen sentido del humor, sus ojos negros brillan cada vez que cruza la meta de una competencia a pesar de que una fuerte caída lo dejó discapacitado de una de sus extremidades inferiores cuando tenía 17 años de edad, momento en que Eduardo Talín López Taylor Talín descubrió el talento de ser un atleta sin límites.

Talín ha logrado triunfar en uno de sus tantos sueños en el atletismo, ganó el primer lugar de la categoría de “atletas discapacitados” tras competir con 15 personas en el marco de la carrera internacional “Marabana Cuba 2019”, celebrada el pasado 10 de noviembre en el marco de los 500 años de la fundación de ese país.

Como el mayor de sus tesoros presume la medalla que obtuvo en Cuba tras correr 21 kilómetros con su bastón al que él y sus compañeros bautizaron como “Taylor Talín” y que considera es su mejor amigo, porque lo acompaña en todos lados.

Vivir la experiencia de una competencia fuera de su país, solo y victorioso es doblemente satisfactorio para este joven originario de la comunidad de Tierra Blanca, del municipio de San Blas Atempa, que ahora se prepara para su próxima competencia en el estado de Veracruz.

Talín dice que es fuerte porque además de ser descendiente de los zapotecas ha buscado la forma de convivir con su discapacidad desde hace 10 años, cuando a consecuencia de un golpe en el fémur el diagnóstico fue la amputación de su pierna derecha, por lo que usa prótesis y bastón.

Su vida y el atletismo se encontraron en 2018 cuando se trasladó al estado de Veracruz para realizar prácticas profesionales, ahí laboró en una fábrica de prótesis donde lo invitaron a participar en la carrera atlética, puso muchos pretextos hasta que finalmente aceptó y desde entonces descubrió su pasión por el atletismo.

“No sabía que una invitación de mi jefe a una competencia sería el cambio en mi vida, ahora mírame practico todos los días, el atletismo se ha vuelto una de mis prioridades porque me demuestro que no hay límites, ninguna persona es menos o más por no ‘ser normal’, pero siempre me lo pregunto ¿Qué es ser normal?”, explicó.

Bajo el intenso sol, la lluvia o el viento fuerte, Talín practica, nada lo detiene porque los sueños que logra los construye por momentos.

“Cuando hice del atletismo una forma de vida todo cambió a mi alrededor, tuve el apoyo de amigos y ahora la solidaridad del médico siquiatra Hugo Matus Luis, quien con su altruismo me ayudó a viajar a Cuba y en cada competencia él ha sido un aliado importante en mi vida y para mi formación como atleta”.

Logró superar seis cirugías dolorosas y de largo aliento, además de la discriminación escolar y de la sociedad civil, porque alcanzar sus metas y objetivos es más fuerte que toda esa experiencia desagradable que ha vivido.

“La vida es sabía, a mi me diagnosticaron solo 20 por ciento de vida y aquí estoy, desde hace 11 años soy independiente, vivo solo, cuando supe de la amputación yo quería que lo hicieran porque era la única solución para poder vivir, y así fue, obtuve una segunda oportunidad de vida y la aprovecho haciendo lo que me gusta, el deporte”, señala.

Además del atletismo, que es su pasión, Eduardo Talín está próximo a presentar su examen para obtener el grado de ingeniero industrial y comparte su experiencia como conferencista en escuelas y comunidades indígenas.

Talín también desea construir su fábrica de prótesis y ortesis, no sabe cuando ocurrirá, pero por lo pronto es solidario y elabora algunas de nivel transtibial para sus paisanos de tal forma que no impida su vida productiva, “porque lo que se trata es de vivir con lo que se tiene”.

“Vive para ti, no dejes que vivan por ti; sé feliz para ti y no para complacer a los demás, el día que llegues a viejo no te arrepientas de no haber hecho todo lo que pudiste hacer en su momento y no lo hiciste todo por el miedo del qué dirán”, concluyó el joven deportista.

Últimas noticias