Balance de la jornada / Luis Fernando Tena, el pastor ideal

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Ricardo Peláez está bajo la lupa. Sería absurdo que removiera a Luis Fernando Tena del timón de las Chivas tan sólo por intentar decir algo así como ya llegué, yo mando y pongo a mi gente. En México no hay memoria y muy pronto parece olvidarse que el Flaco Tena brindó uno de los escasos episodios de gloria en el deporte con más afición del país: el oro olímpico en Londres 2012 que a todos erizó la piel e inflamó de orgullo.

Injusto resulta que el mando integrado por Amaury Vergara-Peláez lo tenga en ascuas, deshojando la margarita, cuando a leguas se observa una gran mejoría en el desempeño del equipo y que, además, ha logrado algo que difícilmente se ve: una buena química entre jugadores y cuerpo técnico. Su trato hacia el vestidor es amable pero firme, lejos de los exabruptos y discursos huecos del Jefe Boy.

Tena, inseguro del futuro, se dedicó la última semana a lanzar elogios a Peláez haciéndole la corte. No falta quien piense que sólo Matías Almeyda posee la fórmula mágica e infalible, o que Guillermo Vázquez, tras dos torneos buenos con Necaxa, es el indicado o el técnico de moda. Cambiar sería deshacer lo andado, empezar de cero con un gran signo de interrogación, y el Rebaño no está para dilapidar tiempo.

Aunque la goleada del sábado sobre Querétaro renovó la ilusión, siendo realistas lo más probable es que los tapatíos no consigan el boleto a la liguilla del Torneo Apertura 2019. La reacción de los jugadores llegó tarde y requieren casi un milagro. De no avanzar sumarán su quinto torneo sin clasificar, un récord que va directo a la gestión de los Vergara.

Tena ya eligió bien a su cuerpo técnico. Salvador Reyes es un buen estratega y quiere sumar a Mario Carrillo, aprovechando que están sin empleo. Sólo falta la decisión de Peláez, quien está frustrado después que en Cruz Azul no lo dejaron poner a Antonio Turco Mohamed; esa es una historia que debe superar y rescatar lo positivo de lo que hoy tiene en sus manos: las riendas del equipo más popular de México, ni más ni menos.

Será de segundo nivel, como bien dijo Gerardo Tata Martino, y posee un sinnúmero de decisiones cuestionables y absurdas a nivel directivo, pero la Liga Mx tiene su buena dosis de emoción y dramatismo, infaltable en la recta final de cada torneo regular y que pone al aficionado al borde del infarto... aunque por lo general termina imponiéndose la lógica.

Nunca es bueno adelantar vísperas y lo comprobó con amargura el equipo de Tijuana, que acariciaba el boleto a liguilla al grado de que se dedicó a organizar el viernes gran festejo, incluyendo playera conmemorativa y show de medio tiempo, pero fue goleado por Monterrey y está a punto de quedarse con las manos vacías, y hasta sin técnico, porque a Óscar Pareja lo quieren de regreso en la MLS.

En Ciudad Universitaria jugaron los postes en tenso y dramático partido. Pumas estaba obligado al triunfo, no obstante, falló un penal, estrelló varios disparos en el marco y fue incapaz de vencer a los Bravos. Morelia sólo requiere un punto, en tanto que Monterrey y Xolos son los más abocados a cerrar la lista para los cuartos de final.

Tigres es un fiasco para la tribuna. El equipo campeón lleva dos partidos con empates a cero, aunque fue favorecido por el arbitraje ante Tuzos. Así son de veleidosos los nazarenos, capaces de odios acendrados, como el que han exhibido ante el provocador Miguel Piojo Herrera, a quien no le perdonan los últimos insultos y lo vigilan con celo extremo para dispararle porque sí y porque no la tarjeta roja.

El desenlace del melodrama llamado Veracruz promete nuevos episodios cargados de morbo. Fidel Kuri no se amedrenta y llamó equipos chicos a Tigres y a Monterrey, no por el supuesto interés en el portero Sebastián Jurado, sino porque tampoco pagaron la fianza a la que están obligados todos. El acorralado directivo, a quienes sus socios dan trato de leproso, desenvaina la lengua y amenaza revelar truculencias.

Sin el empaque de los equipos campeones de 2005 y 2011, la Sub-17 avanzó a semifinales en el Mundial de Brasil tras eliminar a sus complicados rivales asiáticos y va contra Holanda. Este lunes se completan los equipos para la liguilla en la rama femenil, donde sería justo incentivar con mejor sueldo a las jugadoras que, como Diana González, se aplican también en los estudios.

Últimas noticias