Final de Libertadores se muda de Santiago a Lima por crisis social en Chile

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Asunción. La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidió este martes mudar de sede la final de la Copa Libertadores, de Santiago de Chile a Lima, Perú, ante la oleada de protestas que persisten en la capital chilena.

El órgano rector del fútbol en Sudamérica anunció la decisión tras un encuentro con representantes de los dos clubes finalistas, el campeón defensor River Plate de Argentina, y Flamengo de Brasil.

Tras un cambio de formato a partir de este año, el cetro del máximo certamen futbolístico sudamericano se definirá en un partido, previsto para el 23 de noviembre. La fecha se mantiene, pero la sede no.

“Nuevas circunstancias de fuerza mayor y orden público, analizadas y evaluadas con prudencia, considerando la seguridad de los jugadores, del público y de las delegaciones, motivaron la decisión de llevar la final de la Copa Conmebol Libertadores 2019 a Lima, Perú, y mantener la fecha del 23 de noviembre”, informó el organismo en un comunicado.

La sede original era el Estadio Nacional de Chile. Las protestas en ese país estallaron hace más de dos semanas, y han dejado más de 20 muertos. Los manifestantes exigen mejoras en los planes de pensiones, la atención a la salud y la educación, entre otras demandas.

Es la segunda vez consecutiva que el partido decisivo de la Libertadores debe cambiarse de sede. El año pasado, el cotejo de vuelta de la final, entre River Plate y Boca Juniors, debió disputarse en Madrid. La decisión se tomó luego que hinchas del equipo millonario atacaron con piedras y otros proyectiles el autobús en el que llegaban los jugadores de Boca al estadio de sus rivales acérrimos para disputar el encuentro. River ganó por 3-1 en el Santiago Bernabéu.

Últimas noticias